Menú Buscar
Quim Torra y Carles Puigdemont, los últimos presidentes de la Generalitat, en pleno 'sorpasso' económico de Madrid / FOTOMONTAJE DE CG

La clave del 'sorpasso' económico de Madrid a Cataluña: 3.340 empresas más desde el 1-O

Desde el referéndum ilegal de 2017, el PIB madrileño ha crecido 1,4 puntos por encima del catalán gracias también al estímulo de una progresiva rebaja fiscal

7 min

La Comunidad de Madrid ha consolidado en 2019 el liderazgo de la economía española, que había tomado el año anterior en detrimento de Cataluña, e incluso ha puesto casi 1.000 millones de euros más de distancia pese a contar con cerca de un millón menos de habitantes. Una de las principales claves de estos dos últimos años, marcados por las circunstancias en torno al procés, reside en el registro de empresas en ambos territorios. Desde el referéndum ilegal de independencia de octubre de 2017, Madrid suma 3.340 sociedades más que Cataluña.

Aunque la fuga de empresas fue una de las consecuencias más llamativas del procés desde el punto de vista económico, no ha sido ésta la única variable que explica el sorpasso madrileño. En los últimos dos años, el PIB de la Comunidad de Madrid se ha incrementado en términos absolutos 1,4 puntos más que el de Cataluña, mientras que el PIB por habitante lo ha hecho casi un punto más.

Atractivo fiscal

La evolución de la población en ambas comunidades autónomas también aparece ilustrada por proporciones similares, una circunstancia a la que además contribuye la progresiva rebaja fiscal que los diferentes gobiernos regionales de Madrid han aplicado en los últimos 15 años, lo que ha permitido un ahorro global a los habitantes del territorio que se cifra en más de 48.000 millones de euros.

En los dos últimos años, el número de empresas registradas en Madrid se ha elevado casi un 3%, hasta el entorno de las 540.000 sociedades a cierre de 2019, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En este mismo periodo, Cataluña ha mostrado un incremento del 1,8%.

Cambio radical

En términos absolutos, la creación neta de sociedades (es decir, las empresas nuevas menos las que se cierran) en Madrid se ha disparado hasta casi 14.400, frente a las poco más de 11.000 que registra Cataluña.

Para hacerse una idea de la magnitud del cambio de tendencia, entre 2015 y 2017 la creación neta de empresas en Cataluña se situó en torno a 24.500, frente a algo más de 17.500 que registró la Comunidad de Madrid.

Inseguridad jurídica

“Se trata de un punto de inflexión muy acusado que, necesariamente, debe relacionarse con los acontecimientos acaecidos en Cataluña en el segundo semestre de 2017, en torno al referéndum de independencia y la posterior aplicación del artículo 155 de la Constitución, que inhabilitó al Gobierno regional”, señalan desde una consultora.

“La sensación de incertidumbre e inseguridad jurídica que generó todo este proceso tuvo un fuerte impacto en el tejido empresarial catalán del que se ha beneficiado la Comunidad de Madrid que, por otra parte, ya venía pisando los talones a Cataluña en términos de PIB desde la anterior crisis”.

Una década de estancamiento

Vista con una mayor perspectiva, la evolución de la actividad empresarial en Cataluña cobra tintes dramáticos. De acuerdo con las cifras del INE, en la última década la creación neta de sociedades en Cataluña presenta un manifiesto estancamiento (el número de empresas registradas en la Comunidad Autónoma apenas sube un 0,06%) mientras que en la Comunidad de Madrid ha experimentado un incremento del 5,6% en este mismo periodo.

Precisamente, en los últimos 10 años los diferentes gobiernos regionales de Madrid han coincidido en sucesivos y reiterados esfuerzos por crear un atractivo marco fiscal para atraer la inversión empresarial, a base de rebajas de impuestos que se han traducido en un incremento de la recaudación.

Incremento de población

En el plano individual, Madrid también ha aminorado el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), además de dejar en mínimos otros tributos como los de Sucesiones y Donaciones, Actos Jurídicos Documentados y Patrimonio, lo que ha fomentado el traslado a la capital de poseedores de grandes fortunas.

Unos estímulos que guardan una estrecha relación con el desigual incremento de población que han experimentado Madrid y Cataluña durante los años de recuperación de la anterior crisis. Durante los cinco últimos ejercicios, la Comunidad de Madrid cuenta con un 3,5% más de habitantes censados, frente al 2,2% registrado por Cataluña. Desde finales de 2017, Madrid cuenta con unos 160.000 ciudadanos más (un crecimiento del 2,4%) mientras que Cataluña suma 120.000 (un 1,5% más).

Idéntico avance hasta 2017

En este mismo periodo, la Comunidad de Madrid ha elevado su PIB un 17,5%, lo que le ha hecho encaramarse al primer puesto en lo que se refiere a la contribución a la economía nacional. Por su parte, la evolución del PIB catalán desde 2015 ha sido del 15,85%.

Hasta 2017, la evolución de ambas había sido prácticamente idéntica, en torno al 8,3%. Sin embargo, las ínfulas independentistas han logrado lo que toda una crisis financiera que se llevó por delante ni más ni menos que el paradigma de la banca de inversión estadounidense no fue capaz de hacer.