Menú Buscar
Un puesto abierto en el mercado de la Boquería de Barcelona / EUROPA PRESS

La ayuda del Govern deja fuera a los autónomos exentos de cierre aunque tengan pérdidas

La Generalitat aprueba una línea de 7,5 millones, a razón de hasta 2.000 euros, para los trabajadores por cuenta propia que acrediten "caídas drásticas" de su actividad

4 min

La Generalitat de Cataluña, a través del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, liberó esta semana 7,5 millones de euros en una línea de ayuda para los autónomos afectados por coronavirus. El Govern otorgará hasta 2.000 euros a cada profesional que demuestre una caída de sus ingresos. Sin embargo, el sector de trabajadores por cuenta propia lamenta que se discrimine a aquellos cuya tarea ha caído en picado por no formar parte de las actividades obligadas a cesar durante el estado de alarma.

A diferencia del decreto del Gobierno --que pagará el 70% de la base reguladora sobre el promedio de la base de cotización, es decir, casi 700 euros-- que insta a que el autónomo, sin importar su labor, acredite una caída del 75% de sus ingresos, la Generalitat lo encuadra solo en aquellos que demuestren una reducción "drástica" de sus rendimientos económicos siempre que se dediquen a actividades sobre las que se haya decretado el cierre y no dispongan de otras fuentes alternativas de ingresos. Tampoco podrán acogerse los societarios o los colaboradores.

Pérdida de ingresos

Así, un autónomo que se dedique a una profesión que pueda mantenerse activa durante el estado de alarma, pero que haya perdido gran parte de sus ingresos por la caída de la economía a causa de la pandemia, se vería sin posibilidad de optar a la ayuda, según detallan varios gestores consultados por este medio.

“Cualquier tipo de ayuda que complemente a las estatales, que no son excesivas, nos parece bien”, señala el secretario general de ATA, José Luis Perea, aunque considera que “hay actividades no prohibidas sin posibilidad de subsistencia económica”, al tiempo que muchos de los autónomos societarios están al frente de pequeñas empresas. La organización ya ha instado al Gobierno a suprimir el pago de las cuotas para los profesionales afectados. De hecho, para ser solicitante es requisito estar dado de alta, cosa que en algunos casos no podrá ser posible puesto que algunos decidieron cancelar el abono de la tarifa tras el derrumbe de su actividad.

Problemas en la cotización por módulos

Para recibir la dotación de la Generalitat se debe acreditar una caída de los ingresos durante este mes de marzo con respecto al de 2019. La estimación que maneja la Consejería de Trabajo es que se beneficien 4.500 de los 500.000 autónomos en activo en Cataluña; o sea, el 0,9% del total.

Otro problema tendrán aquellos autónomos que tributan por módulos en lugar de por estimación directa. Esta fórmula, utilizada de forma habitual por bares o taxistas, atiende a un sistema de pagos fraccionados y de forma escalonada en la que los gastos e ingresos están menos detallados. Quienes usan este sistema lo tendrán casi imposible para poder solicitar las ayudas de la Generalitat, según aclaran los gestores consultados. La única salida es aportar los tickets en caso de tener una máquina registradora, aunque advierten de que no es una garantía. “Lo tienen complicado porque no hay forma de justificar cuáles son los ingresos y pérdidas. En Cataluña se quedarán fuera de las ayudas”, confirma Perea.