Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente del Gobierno, Pere Aragonès (ERC), junto al presidente, Quim Torra (d), líderes de un independentismo acorralado por la Justicia / EUROPA PRESS

Aragonès prorroga los presupuestos de 2017 a la espera del pacto con los Comuns

La vicepresidencia de Economía da el paso necesario para facilitar que Cataluña cuente con unas cuentas públicas mientras prosigue la negociación para renovarlas

4 min

La vicepresidencia de Economía, encabezada por Pere Aragonès (ERC), ha prorrogado por tercera vez los Presupuestos de la Generalitat. Las cuentas de 2017 continuarán en vigor a partir del próximo 1 de enero a la espera de que los republicanos cierren de forma definitiva el acuerdo con los Comunes que facilitaría contar con un proyecto propio para 2020.

Por el momento, ambos partidos han avanzado en un pacto en materia fiscal que genera reticencias en materia de vivienda. Sí que se han cerrado introducir cuatro nuevos impuestos “verdes” o modificar las tasas existentes en este sentido, reducir la bonificación en Sucesiones y modificar dos tramos autonómicos del IRPF para los contribuyentes con bases liquidables que estén entre los 90.000 y los 120.000 euros anuales.

Negociación de los presupuestos

El concierto alcanzado en estas políticas se ha vendido por parte de ERC como el paso inicial para alcanzar el ansiado pacto presupuestario. Se espera abordar en las primeras semanas del año y se planteaba como la antesala de un adelanto electoral en Cataluña.

Permitiría a los republicanos presentarse como el partido que ha conseguido después de tres años adaptar las cuentas públicas a las nuevas realidades de ingresos y gastos de Cataluña. Es decir, se marcarían un punto frente a sus socios de Gobierno, JxCat, con quien cada vez están más distanciados.

Volatilidad política en Cataluña

Con todo, este plan está en el aire por la actual volatilidad política que se vive en Cataluña. La presión sobre el partido de Oriol Junqueras del independentismo más irredento va in crescendo por el anuncio que se espera en los próximos días de que facilitará la investidura de Pedro Sánchez.

Gabriel Rufián entrega el libro de cuentos con las palabras de Oriol Junqueras a Pedro Sánchez / EFE
Gabriel Rufián entrega el libro de cuentos con las palabras de Oriol Junqueras a Pedro Sánchez / EFE

A todo ello se le debe sumar que el próximo viernes la Junta Electoral Central debe decidir si hace efectiva la inhabilitación de Quim Torra por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por desobediencia. Si apoyase la propuesta de PP y Cs, la presidencia de la Generalitat pasaría a manos de Aragonès, un extremo que JxCat intenta evitar de todas las maneras. Incluso se especula con una crisis de Gobierno para garantizar que la formación de Carles Puigdemont mantiene el liderazgo y la potestad para decidir cuándo se convocan los comicios autonómicos.

Prorrogas aprobada

En el decreto ley que Aragonès rubrica este lunes junto al Torra se deja claro que se prorrogan todas las cuentas de las “secciones presupuestarias de la Generalitat, del Servei Català de la Salut y de las entidades autónomas administrativas”.

También se aplica a las “autónomas comerciales”, a las de “derecho público” y otras “sociedades mercantiles, consorcios y fundaciones” que están bajo el control de la Generalitat. Eso sí, se les ordena “ajustar la ejecución de sus presupuestos de gasto a la previsión de disponibilidad” crediticia que tengan reconocida. “En el caso de que resulte indispensable una dotación más elevada para algún gasto inaplazable, la entidad debe instar al departamento de adscripción para que gestione la transferencia que considere oportuna”, indica el Govern.

Las medidas incluidas en la norma entrarán en vigor el próximo 1 de enero.