Menú Buscar
Florentino Pérez (c), Giovanni Castellucci (i) y Marcelino Fernández Verdes (d) en la presentación de la nueva cúpula de Abertis / EFE

Alarma en Abertis por una reestructuración global paralela al ERE de autopistas

La pérdida de las principales concesiones de autopistas del grupo en España llevará a un nuevo ajuste de plantilla que también afectará a la alta dirección

20.08.2019 00:00 h.
7 min

Los trabajadores de Abertis se preparan por lo que consideran que será un septiembre con sorpresas en el ámbito laboral. Esperan que la cúpula del grupo, gestionado por Francisco José Aljaro, notifique tras el verano las salidas que se rumorean desde hace semanas, y que afectarían incluso a la alta dirección de la gestora de infraestructuras.

Todo ello, como otra de las consecuencias de la pérdida de las principales concesiones de autopistas en España. Se da por descontado que se aplicará un expediente de regulación de empleo (ERE) entre el personal que trabaja en las vías, empezando por los 260 empleados de Aumar que se quedarán sin atribución cuando decaiga la concesión de esta sociedad el próximo 31 de diciembre. Pero esta reestructuración que afectaría tanto a altos cargos como a intermedios se realizaría de forma paralela y con acuerdos individuales con cada uno de los afectados.

Ocupaciones de los equipos

Fuentes no oficiales de la compañía señalan que se trata de un “ajuste lógico” ante la decisión de Gobierno de levantar barreras de peaje. Cuestionan la continuidad tanto de los equipos que se encargaban de la planificación y gestión del negocio en estas vías como de los que mantenían una relación más directa con el sector público aunque estén más en el terreno de lo corporativo, entre otros. También se plantean la necesidad de operar en varias sedes en el territorio como ocurre en la actualidad. 

Francisco José Aljaro, el consejero delegado de Abertis / ABERTIS
Francisco José Aljaro, el consejero delegado de Abertis / ABERTIS

Los mismos interlocutores recuerdan que esta tendencia de acabar con la concesión directa de peajes no se limita al equipo del ministro de Fomento en funciones, José Luís Ábalos, y ponen el ejemplo de Cataluña. El consejero de Territorio, Damià Calvet (JxCat), se emplea en avanzar en la implementación de un test de la viñeta por uso en las carreteras de la Generalitat. El pago de una tarifa anual que se estudia a nivel estatal y que serviría para entrar en las vías de alta ocupación, ya que los globos sonda lanzados apuntan a que será necesaria para las autopistas y autovías.

Pérdida de la mitad de los ingresos

Este ímpetu del Govern pone en peligro otra parte importante de la facturación de Abertis. Pone en riesgo la continuidad del negocio que se obtiene en Invicat (el enlace de Montgat a Palafolls por la C31 y la C32 más el trayecto de Barcelona a Granollers por la C33), cuya concesión vence en 2021. El mismo año en que se espera que se abran las barreras de peaje de los 479 kilómetros que gestiona Acesa. El 31 de agosto decaen los contratos del resto de la AP7 y la AP2 por su paso de Zaragoza al Mediterráneo que se gestionan en esta sociedad.

Si se cumplen estas previsiones, el grupo propiedad de Atlantia, ACS y la filial alemana Hochtief perderían el grueso de sus ingresos en España en poco más de dos años. Por esto se considera básico prepararse ante la nueva realidad del grupo.

ACS pilota la estrategia

Sería el grupo presidido por Florentino Pérez el que pilota la nueva oleada de ajustes en una compañía que llevaba años abonada a las eficiencias. No en vano, supone uno de los sellos del management de Francisco Reynés, hoy al frente de Naturgy, donde también ha iniciado un proceso de búsqueda de eficiencias para acabar con los gastos superfluos de la gasista.

Tanto Aljaro como el presidente de Abertis, Marcelino Fernández Verdes, están empleados desde hace semanas en los nuevos ajustes. Los sindicatos del grupo explican que antes del inicio de las vacaciones despidieron a cinco personas de la sede de Pedralbes, a las que se suman otras cuatro salidas en la división de autopistas, situada en el Parc Logístic de la Zona Franca de Barcelona.

Negociación con los sindicatos

USO ha sido la primera organización en encender el farolillo rojo. Tal y como explica su responsable en la compañía, Juan Jesús Atienza, su principal preocupación es conocer si se mantiene algún tipo de negociación con el Gobierno para subrogar parte del personal de Aumar. Dan por descontado que esta medida no podría beneficiar a toda la plantilla, pero indican que es viable en actividades como el mantenimiento.

El peaje de La Roca del Vallès de la AP7 que explota Abertis a través de Acesa / ABERTIS
El peaje de La Roca del Vallès de la AP7 que explota Abertis a través de Acesa / ABERTIS

Señala, asimismo, que el comité de empresa se reunirá con los representantes de la dirección el próximo 4 de septiembre en el primer encuentro para renegociar el convenio colectivo de Abertis Autopistas. El actual incluye una cláusula de garantía del empleo que mejora de forma sustancial las indemnizaciones que deberán pagar a los trabajadores, pero también vence el próximo 31 de diciembre. La ultraactividad les da un año de margen para renovar la relación laboral.

Indemnizaciones

Atienza avanza que tanto su organización como CCOO, la mayoritaria en el grupo, y UGT pelearán para mantener esta prerrogativa. Beneficiaría a los 270 trabajadores de Aumar, pero si decae no se podrán acoger a ella los más de 1.000 empleados que están en Acesa e Invicat.

El reto del comité de empresa es mantener lo más alto posible las compensaciones económicas que deban percibir los trabajadores ante los despidos esperados en los próximos dos años.