Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrada de la Guardia Urbana durante la macrofiesta ilegal en Badalona / EUROPA PRESS

Vuelven las fiestas clandestinas en Nochevieja

El sector del ocio nocturno advierte de que el cierre de sus locales es una medida “ineficaz” que hará que proliferen celebraciones ilegales, como sucedió hace un año con la ‘rave’ de Llinars

4 min

El cierre del ocio nocturno en Cataluña ha hecho ya que muchos se hayan buscado una alternativa ilegal para celebrar la última noche del año. Desde el sector lo advierten desde hace días: es una medida “ineficaz”, que hará que proliferen los botellones y las fiestas ilegales. Y lo harán, además, sin control ni medidas sanitarias. El portavoz de la Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon), Fernando Martínez, insiste en que “la socialización no se para, sino que se traslada de un ámbito controlado a uno descontrolado”.

Lamenta que la Generalitat haya decretado el cierre de esta forma tan “drástica” y sin avisar al sector. Insiste en que estaban dispuestos a pactarlo con tal de “salvar todos los perjuicios de fin de año”. El sector calcula que tendrá unas pérdidas económicas de alrededor de unos 50 millones, mientras que otros particulares se beneficiarán por vender entradas a fiestas clandestinas. Como ha comprobado Crónica Global, las entradas por persona oscilan entre los 30 y los 50 euros, dependiendo de si eres hombre o mujer. “De nada sirve que castiguemos al sector para que se siga contagiando la gente de Covid”, dice Martínez.

Masías de campo para evitar ser localizados

No es difícil encontrar, a través de las redes sociales, opciones para los días 25 y 31 de diciembre. Se trata de mansiones o masías de campo alejadas de la zona urbana para evitar ser localizados. “Buscan lugares donde no haya muchos vecinos y donde no haya toque de queda”, explica el portavoz de Fecalon, quien critica también la prohibición de movilidad de una a seis de la madrugada solo en aquellos municipios que superen los 10.000 habitantes. "Esta medida hará que en los municipios limítrofes aumenten las fiestas y los botellones".

De hecho, en unos días se cumplirá un año de la rave en Llinars del Vallès, donde Mossos d’Esquadra y Policía Local identificaron a cerca de 400 personas. Una fiesta ilegal que operó durante 36 horas sin medidas antipandémicas. Las patronales de ocio nocturno están ejerciendo la acusación particular en la causa contra los organizadores de esta macrofiesta.

Pedirán la intervención de fiestas ilegales

Fecalon ha puesto en marcha “un buzón de denuncias a disposición de los empresarios del sector para que envíen toda la información que conozcan sobre fiestas ilegales” para los próximos días. De esta forma, desde la federación se coordinarán con la policía administrativa y pedirán "su intervención". Fernando Martínez advierte de que van a estar “muy activos” y pendientes de “denunciar” todos los casos que les lleguen, porque cree que lo único que se consigue con estas medidas es “fastidiar a los de siempre: a los que tienen empresas”.

Los Mossos d'Esquadra pondrán en marcha a partir de este viernes y hasta el 9 de enero un dispositivo para garantizar el cumplimiento del toque de queda en 126 municipios de Cataluña, así como el uso adecuado de los espacios públicos para evitar la ocupación masiva y los botellones.