Menú Buscar
Imagen del Vall d'Hebron Barcelona Campus Hospital, que ha renunciado a un contrato con Ferrovial / HVH

Vall d'Hebron revierte una externalización a Ferrovial tras denunciarla 'Crónica Global'

El mayor hospital de Cataluña rompe con la empresa salpicada por el 'caso Palau' tras la denuncia de irregularidades en la adjudicación de la que se hizo eco este medio

5 min

Vall d'Hebron rompe con Ferrovial. El mayor hospital de Cataluña ha revertido una externalización a la cotizada después de la denuncia pública de Crónica Global, que se hizo eco de las presuntas "irregularidades" que denunció una patronal en la adjudicación, que tenía un valor de 11,2 millones de euros.

Según han informado fuentes sindicales, Vall d'Hebron ha dado marcha atrás con la licitación agregada del mantenimiento del complejo médico, el mayor de Cataluña, que se adjudicó el grupo de Rafael del Pino. Ha tomado la decisión el hospital tras la denuncia pública de este medio, que fue informada por personal del centro que el proceso contenía "irregularidades". El entrecomillado es textual, pues está recogido en una resolución contraria a Vall d'Hebron que emitió el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP). El fiscalizador del mercado estimó una denuncia de la patronal ACEIM en la que ésta alertaba de vicios en el contratación favorable a la empresa del caso Palau. Finalmente, la ciudad sanitaria ha desistido del contrato [ver procedimiento aquí].

Habrá otra licitación

La parte social ha informado a este medio de que la gerencia del centro, que comanda ahora Albert Salazar, informó del desistimiento del contrato de mantenimiento tras las muestras de mala práctica que había aflorado ACEIM en su recurso al TCCSP, anomalías que recogió este medio el 9 de enero. Durante las mismas fechas, el propio doctor Salazar firmó la renuncia a la adjudicación "con el fin de enmendar la falta de concreción y los errores contenidos en el pliego de condiciones" y evitar que "puedan verse afectados los principios de transparencia, no arbitrariedad o máxima concurrencia [...] y en defensa de los intereses generales".

Llegados a este punto, Vall d'Hebron se reserva el derecho a volver a licitar el contrato, algo que ha comunicado internamente que tiene la intención de hacer. Voces sindicales han subrayado que la parte social comunicó a la gerencia que "estaba en desacuerdo con la externalización del mantenimiento". Ocurrió durante la junta de personal del centro, reunión en la que la cúpula del mayor hospital catalán manifestó su voluntad de retomar un procedimiento "incorrecto".

El ICS la tenía "en revisión"

Antes de desistir de la adjudicación, el Instituto Catalán de Sanidad (ICS) informó de que el proceso estaba "en revisión". La revisión del proveedor público de salud se centraba en las denuncias de la patronal ACEIM, que alertó de que las plicas de contratación contenían enmiendas que se habían introducido tras su publicación y que la valoración económica era poco clara. En estas condiciones ganó Ferrovial la contrata. La organización empresarial recurrió al fiscalizador de contratos del sector público y éste estimó su escrito. En el ínterin, los sindicatos denunciaron a este medio y la gerencia de Vall d'Hebron decidió revertir la licitación.

Cabe recordar que Ferrovial había ganado la contrata de mantenimiento en la joya de la corona de sistema sanitario público catalán tras el mazazo encajado en el caso judicial del saqueo del Palau. La Audiencia de Barcelona evitó la condena de directivos de la compañía en el procedimiento por el caso mordidas a la extinta CDC, aunque el juez dio por probado que el partido nacionalista cobró 6,6 millones en comisiones irregulares vehiculadas mediante el Palau de la Música Catalana que llegaron al partido a cambio de adjudicaciones de obra pública en Cataluña. El magistrado condenó a Fèlix Millet a nueve años de prisión; a Jordi Montull, a siete años y medio; a Gemma Montull, a cuatro años y medio y a Daniel Osàcar, extesorero de CDC, a cuatro años y cinco meses. Exoneró no obstante a los directivos de Ferrovial Pedro Buenaventura y Juan Elizaga de los delitos de administración desleal y tráfico de influencias porque habían prescrito.