Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Certificado de divorcio / PEXELS

Tipos de divorcios

Analizamos las dos posibilidades que se abren ante las parejas decididas a romper sus vínculos legales

7 min

El divorcio en España ha evolucionado notablemente. De estar prohibido pasó a estar permitido, pero mal visto. De ser un estigma, considerado como un error vital, a respetarse. En la actualidad, no solo se ve como algo normal y cotidiano, sino que se entiende como un paso fundamental en la libertad personal, el derecho justo e inalienable de decidir por uno mismo qué hacer con su propia vida.

Está tan extendido en nuestro país que se ofrecen medidas reguladoras para que este proceso se realice de la forma más rápida y sencilla posible. No en vano, de cada diez matrimonios, siete terminan separados legalmente. Aunque el proceso de divorcio amistoso, el más ágil y económico, no siempre es posible. En ocasiones, el conflicto entre los miembros de la pareja se enquista  y no se puede tramitar el proceso de buena voluntad.

Por este motivo, se ofrecen dos alternativas bien diferenciadas para llevar a cabo el procedimiento legal de separación definitiva. Por un lado, el divorcio contencioso que se da en los casos en los que al menos uno de los cónyuges no está de acuerdo y se opone y, por otro lado, el amistoso, en el que ambos componentes de la pareja deciden dar el paso libremente y por mutuo acuerdo.

El amistoso, el camino rápido y fácil

Sin lugar a dudas, esta es la mejor fórmula para llevar a cabo el proceso de divorcio. El sistema que ofrece es más rápido, económico, fácil y evita situaciones incómodas o violentas. La decisión de divorciase tomada en consenso abre la puerta al llamado divorcio express, que reducirá el proceso a unos tres meses, un ahorro no solo en tiempo, sino en los costes derivados, ya que uno contencioso podría prolongarse hasta un año, pagando un abogado cada uno, en contraposición al express, en el que presta los servicios el mismo profesional para ambos.

Todo este procedimiento se ve agilizado enormemente, quizás exista mayor complejidad cuando se trata de un divorcio express con hijos, aunque nunca será comparable a la modalidad contenciosa.

Pasos para llevarlo a cabo de común acuerdo

El primer paso para que se lleve a cabo este tipo es el de presentar una solicitud de divorcio al juzgado mediante un escrito. Y para asegurarse de que este será atendido, el matrimonio debe haber cumplido al menos tres meses de casados. Así mismo, se deberá dejar reflejado esta desvinculación matrimonial mediante la redacción de un convenio regulador, que deberá ser ratificado por un juez. Será en este convenio regulador donde se deje constancia de las medidas adoptadas en la ruptura, ya sea en relación al régimen de visitas de los menores (en caso de tenerlos), como en las compensatorias en cuanto a pensiones o reparto de los bienes que ambos hayan acumulado durante el tiempo de casados.

En la actualidad, existen bufetes de abogados que agilizan estos trámites al límite. Buen ejemplo de ello es Digilex, que permite realizar todo el proceso de divorcio express vía online. Un sistema que ahorrará tiempo y dinero, y que cuenta con el soporte y asesoramiento de abogados expertos con una más que dilatada experiencia en este tipo de divorcios.

El contencioso, cuando todo se complica

En más casos de los deseables, la relación se convierte en un terreno de cultivo para malos entendidos, envidias, rencores y hasta violencia. Situaciones en las que se tendrá que transitar por un verdadero campo de minas, en el que ninguno de los cónyuges saldrá plenamente victorioso. Estos casos se presentan cuando uno de los dos componentes de la pareja solicita el divorcio y el otro no se lo concede. Es entonces cuando se deberá presentar una demanda contenciosa por vía judicial para que se proceda a darlo por válido.

En esta pugna no se presentará un convenio regulador, por lo que los detalles finales de esta separación quedarán completamente en manos del juez que lleve el caso. Este proceso puede dilatarse en el tiempo sine die, por lo que, como cabe suponer, serán mucho más caros de mantener. Igualmente, las situaciones que se presenten durante ese tiempo serán, en general, muy incómodas para ambas partes.

Pasos para llevar a cabo un divorcio contencioso

Al igual que ocurría con el amistoso, es obligatorio que hayan trascurrido tres meses desde que se contrajo matrimonio para acceder al mismo. Por otro lado, cualquiera de los cónyuges es libre de presentar una demanda de divorcio contra la pareja. Entre los requisitos a cumplir cabe señalar la presentación del certificado de nacimiento de los hijos, en caso de teneros, así como el certificado de matrimonio y todos aquellos documentos que ayuden a aclarar la situación económica de la futura expareja. Después de que la parte peticionaria haya superado este primer trámite, habrá que esperar a que la parte demandada conteste.

Por último, el juez encargado llevará a cabo una citación conjunta en una vista donde se analizarán las pruebas y se dispondrá la sentencia. En este momento, el juez dirimirá qué va a ocurrir con los bienes compartidos, la custodia de los hijos, el paso de pensiones compensatorias y demás asuntos mediante sentencia judicial.

Esta fórmula, como ya se ha comentado, es bastante más cara puesto que, para empezar, cada uno necesitará un abogado diferente. Además, si alguna de las partes está en desacuerdo con la sentencia del juez, tiene libertad para recurrirla mediante una apelación a la Audiencia Provincial, por lo que el proceso se prolongará en el tiempo sin una fecha clara de finalización.

--

Contenido patrocinado