Menú Buscar
José Solsona Júnior, detenido por la UDEF en 2017 y que ahora ha entrado en el mercado del sexo de Barcelona / CG

Proxenetas cercados por la UDEF se instalan en Barcelona

Los Solsona, investigados por la Audiencia Nacional por presunto blanqueo masivo de capitales en prostíbulos, entran en el mercado catalán del sexo de pago

5 min

Proxenetas perseguidos por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) e investigados por la Audiencia Nacional se están instalando en Barcelona. La familia valenciana Solsona, enjuiciada por presunto blanqueo masivo de capitales en prostíbulos, han entrado en el mercado catalán del sexo de pago, según han alertado fuentes conocedoras a este medio.

Los Solsona han metido un pie en el Sarrià 44 BCN, un nuevo club de strip-tease que ha florecido en la zona alta de Barcelona. Al mando de la operación catalana del clan valenciano estaría Júnior o José Solsona hijo, uno de los retoños de José Solsona Barriel. Padre e hijo fueron detenidos en julio de 2017 en una operación de la unidad especial de la Policía Nacional que investigaba blanqueo de dinero en burdeles de la Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía. La causa la dirigió la Audiencia Nacional y continúa abierta, con ramificaciones hasta en el sector bancario y paraísos fiscales, tal y como avanzó El Confidencial.

Llegada a Barcelona

Perseguidos judicialmente, los Solsona no cejan en su empeño de encontrar nuevas vías de negocio en el mundo de la noche. Recientemente se fijaron en la catalana, un sector animado por los congresos y ferias que acoge la Ciudad Condal. El clan se ha aliado con Manuel, histórico propietario del club de destape del Breston, en la coqueta calle Marià Cubí, y con Gerard, un tercer socio centrado hasta ahora en los pisos de relax para caballeros. El trío ha tomado las riendas del local de baile en barra del número 44 de la avenida Sarrià, pese a que el establecimiento fue precintado el pasado año con la gerencia anterior y penden sobre otros antiguos propietarios causas por delitos económicos.

"La llegada de Júnior lo ha sacudido todo. Se trata de históricos de la industria del destape nacional. Operan desde la base de operaciones y macroprostíbulo New Maxx de Catarroja (Valencia) y han alterado el frágil equilibrio del negocio en la Ciudad Condal, trabajando sucio", han explicado fuentes conocedoras. Preguntados por su proyecto, los nuevos gestores del Sarrià 44 BCN no han contestado a los requerimientos informativos de este medio. Sí lo han hecho voces del sector del ocio nocturno, que han recordado que la sala de espectáculos será el epicentro de un juicio por desahucio el próximo 21 de enero. La vista encarna los coletazos del llamado caso Club Erótico, una pugna entre el anterior proyecto y el ayuntamiento que, finalmente, derivó en desacuerdo entre socios.

Un zoo ilegal en su casa

A todo ello son ajenos los Solsona, recién llegados a la noche barcelonesa. La familia está establecida en la Comunidad Valenciana, donde operan junto a un socio, Francisco Parra. El pater familias y su aliado fueron dos de los detenidos en julio de 2017 en diversos registros en burdeles de toda España. La operación, que llevó a cabo la UDEF bajo la dirección de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, buscaba las vías para defraudar y blanquear una cifra cercana a los 20 millones de euros, tal y como informó entonces El Español. También se les imputaron delitos contra los derechos de los trabajadores.

Cabe destacar que cuando los agentes intervinieron los locales y clubes de alterne, entraron también en una de las propiedades de la familia. Allí tenía José Solsona Júnior un zoo ilegal con nutrias asiáticas, tortugas rusas, avestruces, cebras y papagayos. Los animales, tal y como reconoció su dueño, habían llegado por mensajería pese a la situación de irregularidad del lugar. La Policía Nacional desmanteló el sitio y liberó a los animales, pero el complejo ya había quedado inmortalizado en un programa de Cuatro protagonizado por Frank Cuesta, llamado Frank de la Jungla.