Menú Buscar
Residencia de personas mayores Fundació Casa Asil de Barcelona / MA

Una residencia de Barcelona admite 31 defunciones desde el 11 de marzo

Un equipamiento de Sant Andreu se ha quedado sin personal médico y recurre a los profesionales del CUAP para atender a sus residentes

3 min

La situación en las residencias de personas mayores cada vez es más preocupante. Este lunes, la Fundació Casa Asil de Barcelona lamentaba la muerte de 31 abuelos desde el 11 de marzo.

El equipamiento agradece que los bomberos de Barcelona desinfectaran las instalaciones el pasado sábado, pero subraya que “de poco servirá” si desconocen el estado de salud de sus residentes ni de sus profesionales al no disponer de test de detección.

Sin pruebas

Casa Asil reclama a la Consejería de Salud que actúe y haga entrega “con la máxima celeridad” de estas pruebas ya que de los 31 fallecidos solo han conocido que seis han sido provocadas por el coronavirus SARS-CoV-2. Asimismo, dos personas de su equipo médico han dado positivo en Covid-19.

La fundación cuenta ahora con 103 residentes, pero 57 de sus trabajadores están en sus casas con síntomas de la enfermedad sin saber si la tienen. “Hemos pedido insistentemente que se les hagan las pruebas”, aseveran, especialmente para saber si el personal puede volver atender a unas personas mayores que lo necesitan.

Sin médicos

“Es especialmente grave la falta de personal médico y enfermería”, lamentan. Todo su equipo médico (un doctor, la responsable higienicosanitaria y cinco enfermeras) se encuentra ahora en sus casas, y solo a dos de ellos se les ha podido hacer las pruebas, y han dado positivo.

El único personal médico con el que actualmente cuentan es el que le envía el Centro de Urgencias de Asistencia Primaria (CUAP) Casernes i Mutuam pero es “insuficiente”. “Es de necesaria urgencia contar con este personal”, sentencian.

Sin respuesta

La residencia todavía está a la espera de que el departamento de Salut responda a nueve familias que han solicitado llevarse a sus familiares a sus casas. “Es imprescindible, como nos recuerdan las autoridades sanitarias, que sean negativos en las pruebas”, señalan. Pese a la insistencia, no se les ha dado una fecha concreta de cuándo van a poder realizárselas.

La Fundació Casa Asil agradece que desde este lunes se les haya hecho entrega de buzos, gafas y mascarillas de dos tipos para proteger a sus profesionales, pero “lo que más falta son guantes”. Aun así, agradecen al Ayuntamiento de Barcelona y a la consejerías de Salut y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias el contacto diario que mantienen.