Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los cazadores se quejan del excesivo control de los agentes rurales / EP

Multan a dos cazadores por saltarse el cierre comarcal ¡por 20 metros!

La Federación de Caza de Girona se queja del "exceso de celo" de los agentes rurales

3 min

Dos cazadores han recibido una multa por saltarse la orden de confinamiento comarcal... ¡por 20 metros! Al menos eso es de lo que se queja la Federación de Caza de Girona, que en un comunicado ha denunciado el “exceso de celo” de los agentes rurales.

Los hechos sucedieron el pasado 2 de enero, cuando los agentes denunciaron y confiscaron las armas a dos cazadores que, mientras participaban en una batida de jabalíes en Castellar de n'Hug (Berguedà), traspasaron “por tan solo veinte metros” el límite del Ripollès, comarca que en ese momento se encontraba en cierre perimetral por el Covid-19.

Por saltarse de comarca

Los agentes del Grupo Especial de Venenos y Antifurtivismo del cuerpo multaron a los dos cazadores, que residen en la comarca de la Selva, por estar practicando la caza mayor en una batida en el Ripollès, y concretamente en el término municipal de Gombrèn. Ambos fueron denunciados por haberse saltado el confinamiento perimetral del Ripollès y por estar practicando la caza de forma irregular, según informa el Diari de Girona. Como consecuencia de la denuncia, se les incautaron las armas de fuego.

La Federación de Caza de Girona asegura que desde el Área de Caza de Gombrèn se informó a través de los canales pertinentes a la Generalitat de que el sábado 2 de enero tendría lugar una batida entre los términos municipales de Gombrèn (Girona) y Castellar de n'Hug (Berguedà).

Más rigor que con las fiestas ilegales

Según indica la federación, el motivo de la denuncia radica en que estas dos personas se encontraban en terreno del Ripollès cuando los agentes rurales los detuvieron; comarca que no podían pisar porque estaba bajo confinamiento perimetral. “En el momento de la denuncia, el GPS marcaba que habían cruzado el límite del término municipal de Gombrèn por poco más de veinte metros”, explica. Fue un “problema de orientación”, insiste.

Por último, lamentan que los agentes les requisaran las armas de caza por una infracción que les parece “del todo menor” en comparación con otros casos que califican de “flagrantes”. “La Generalitat muestra más consideración hacia fiestas ilegales de Fin de Año que hacia dos cazadores que habían roto por un error de orientación el confinamiento comarcal "por tan solo 20 metros", se quejan.