Menú Buscar
Imagen de una persona mayor en un equipamiento sociosanitario / CG

Mueren dos ancianos con síntomas de Covid-19 en una residencia de Barcelona

El centro público Mossèn Vidal i Aunòs, gestionado por Eulen, lidia con una planta entera de usuarios con síntomas de la infección del SARS-CoV-2

4 min

Dos mayores que estaban en aislamiento con síntomas equivalentes al Covid-19 han perdido la vida en una residencia pública de Barcelona. El centro Mossèn Vidal i Aunós, titularidad de la Generalitat de Cataluña pero gestionado por Eulen, lidia con una planta entera --la cuarta-- de usuarios con cuadros equivalentes a la infección que causa el virus SARS-CoV-2. En este contexto se han producido los fallecimientos hoy de madrugada y en las últimas horas.

Este medio ha contactado con la gerencia del equipamiento, que ha declinado aportar información. La empresa Eulen, que gestiona la instalación, y el Departamento catalán de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias están gestionando la petición informativa. Por lo pronto, fuentes directas y cualificadas del geriátrico han revelado que el equipamiento empezó a aislar usuarios hace unos días como consecuencia de cuadros de fiebre e infecciones respiratorias compatibles con Covid-19. La profilaxis se extendió por buena parte de la cuarta planta del equipamiento y a diversos mayores. Dos de ellos han perdido la vida en las últimas horas.

Situación crítica en los geriátricos

El trágico caso de Mossèn Vidal i Aunós, cuyos fallecimientos no pueden ser atribuidos directamente al Covid-19 "porque no le hacen las pruebas [PCR] a nadie", según los familiares, revela la presión bajo la que operan las residencias catalanas. La mañana del miércoles la Fundació Pere Mata daba el aldabonazo de alerta sobre el escenario, "crítico" según su gerente, en el que se encuentran los centros de mayores Porta, Alchemika; Vallbona; Jaume Batlle (Barcelona ciudad); Llinars, Cerdanyola y 11 de setembre, estos tres últimos en la conurbación.

El envite del SARS-CoV-2 ha provocado el contagio o aislamiento preventivo de mucha de su plantilla, por lo que es "urgente" contratar a más auxiliares de enfermería y de geriatría. De lo contrario, la próxima semana "la situación empeorará". Cabe recordar que los siete centros totalizan 640 plazas solo de residencia sin contar las de centro de día.

Situación crítica en los geriátricos por el Covid-19 / CG

Primer centro intervenido

En este contexto, la Generalitat de Cataluña ha decidido intervenir hoy el primer sociosanitario de la autonomía. Es la residencia asistida Ballús de Valls (Tarragona), que ya está bajo tutela pública "por su situación crítica", igual que los centros Pere Mata. En este equipamiento conviven 59 personas mayores, de las cuales 8 son positivos por el virus. El 70% del personal también está contagiado.

Según ha informado el Departamento catalán de Trabajo, la gestión de este centro la asumirá a partir de ahora la Fundación Pública Vilaniu ante la imposibilidad de sus propietarios de sacar adelante la operativa. El principal problema que tendrá el nuevo operador será encontrar a personal cualificado, pues otras residencias como las anteriormente citadas tienen también dificultades para hallar gerocultores y enfermeros que quieran exponerse a un empleo que entraña riesgo sanitario.