Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El periodista Antonio Franco

Muere Antonio Franco, referente del periodismo catalán

Fue director de 'El Periódico de Catalunya', un diario que ejerció un nuevo periodismo conectado con las clases populares

3 min

Un referente y un maestro para generaciones de periodistas. Antonio Franco Estadella (Barcelona, 1947) ha fallecido tras una larga enfermedad que le había llevado a superar hasta seis veces los tratamientos de quimioterapia. Franco, a pesar de su larga trayectoria profesional, pudo exhibir siempre un hito: la dirección de El Periódico de Catalunya, de la mano de Antonio Asensio, un diario que fue durante décadas un modelo de un periodismo renovado conectado con las clases populares, con un lenguaje que Franco siempre cuidó para informar con buenos textos acompañados de fotografías e infografías que acercaban al lector los acontecimientos.

Fue también el impulsor de la edición catalana de El País, cuando recibió el encargo de Juan Luis Cebrián, para volver, posteriormente, a El Periódico. En el mismo diario, levantaría la edición en catalán, en 1996, anticipándose en más de 10 años a la edición en catalán de La Vanguardia.  

"Un hombre de izquierdas"

Franco dirigió El Periódico durante dos etapas. La primera, con la fundación del diario, en 1978, hasta 1982. En ese momento aceptó el encargo del editor Jesús de Polanco y el periodista Juan Luis Cebrián para impulsar la edición catalana de El País. Y la segunda entre 1982 y 2006. En esos años cumple un sueño, y es que el diario supere en ventas a La Vanguardia. Supo formar equipos profesionales --con referentes como José Antonio Sorolla y José Luis Martínez Ibáñez-- que se entendieron a la perfección para lograr un periodismo atractivo, siempre defensor de una mirada progresista sobre Cataluña y el conjunto de España.

El que fuera fundador de El Periódico, siempre se definió como “un hombre de izquierdas”, que con los cambios políticos de la última década en España, se interesó especialmente en el fenómeno de Podemos y de sus conexiones locales en Cataluña. En 2014 se acercó a Guanyem Barcelona, convencido de que la transformación de la realidad, por la que luchó siempre como periodista a través de El Periódico y El País, ya no la podía ejercer el PSOE-PSC o ICV. Pero mantuvo en los siguientes años su independencia y su labor crítica, ya con muchos achaques de salud, y concentrado en superar una enfermedad que le ha acabado venciendo.