Menú Buscar

Macron el pacificador y guerra en el constitucionalismo

Insólitos resultados de la cumbre del G-7: Trump se aviene a hablar con Irán y China. Choque entre Ciudadanos y Societat Civil. Bombas de la Guerra Civil y profetas indepes en el Metro

11 min

Parece que los aires del sur de la Francia atlántica han tenido efectos relajantes en un tipo tan volcánico como Donald Trump, que se habría comido sin vacilar no sólo un marmitako de atún rojo sino las maniobras apaciguadoras del presidente francés Emmanuele Macron con Irán y la China en el marco del G-7. La prensa es prácticamente unánime en encabezar sus primeras páginas con los resultados de una cumbre que se preveía desastrosa y ha acabado ni tan mal. "Trump frena sus ataques a China por la presión del G-7", asegura La Vanguardia: "El G-7 de Macron desactiva las crisis de Trump con China e Irán", avisa El Mundo; "Trump se abre una cumbre con Rohani para resolver el conflicto iraní", dice El País.

Macron es un campeón de la diplomacia, un titán de las relaciones internacionales, un mago de la multilateralidad que habría logrado contener a esa especie de tiburón besugo estadounidense y encauzarlo en la senda de la sostenibilidad del mundo y la prolongación de la vida humana en el planeta Tierra. Histórico G-7 pues que abre puertas al entendimiento, el apaciguamiento y el relax. De la crónica de Marc Bassets en el diario de Prisa: "La última sesión de la cumbre del G7, el grupo de democracias más industrializadas, abrió ayer en Biarritz una inesperada vía de diálogo en el conflicto entre EE UU e Irán. El anfitrión y presidente francés, Emmanuel Macron, promovió una cumbre entre los presidentes de esos dos países, Donald Trump y Hasan Rohani, para resolver la crisis desatada tras la salida de Washington del acuerdo internacional para controlar el programa nuclear iraní. Trump dijo aceptar esa cita “si las circunstancias son correctas” y añadió: “Creo que tendremos un acuerdo con Irán”. El G7 acabó con avances en otros terrenos, como la movilización de una primera ayuda de 18 millones de euros para combatir el fuego en la Amazonia y el anuncio de conversaciones entre China y EE UU sobre la guerra comercial".

De modo que donde hasta hace unas horas había llanto y crujir de dientes (Lucas 13:28) ahora hay llamas de esperanza, fuegos, pero purificadores. Y todo gracias a Macron. ¿O no? En España, en cambio, Sagitario en Marte nos aboca directamente al colapso, la incomprensión entre las partes y el desacuerdo. Eso dice el horóscopo del presidente en funciones, Pedro Sánchez, en materia de relaciones con Podemos. 

Portada de 'El Mundo' del martes 27 de agosto
Portada de 'El Mundo' del martes 27 de agosto

En el solar ibérico los pares se repelen. No hay más que ver el bochinche en el campo denominado constitucionalista, de calado e intensidad similares a la guerra entre independentistas, según reflejan con indisimulada satisfacción los digitales nacionalistas. A modo de ejemplo he ahí el titular de Nació Digital: "L'unionisme tampoc va a la una: Cs y Societat Civil, a matadegolla". Más ponderada es la versión de La Vanguardia, que titula "El divorcio de Cs y Societat Civil agrieta al constitucionalismo en Catalunya". Firma Iñaki Ellakuría: "Este lunes el portavoz de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, volvió a cargar contra Societat Civil y especialmente contra su nuevo presidente, Fernando Sánchez Costa, al que acusa de buscar la contemporización con el independentismo para no distorsionar una posible investidura de Pedro Sánchez con el apoyo de ERC, Podemos y el PNV. “Temo que SCC está abrazando las tesis del socialismo en Catalunya, temo que esta asociación mire de no ser incómoda a las tesis de Sánchez”, dijo Carrizosa".

Sigue la nota: "Unas palabras que ponen en evidencia tanto el divorcio entre el primer partido en la Cámara catalana y SCC (Albert Rivera considera que la entidad no tienen ningún sentido en el actual escenario al depender siempre del apoyo del Gobierno central de turno) como la existencia de dos posiciones, dos visiones, ahora mismo irreconciliables en el constitucionalismo: por un lado, los partidarios de propiciar escenarios de encuentro y diálogo con el nacionalismo catalán más moderado para, poco a poco, ir dejando atrás la política de bloques. (...) Por otro lado, están los actores que como el Cs (“de una entidad constitucionalista se espera una oposición frontal al independentismo”), PP o la organización S’ha Acabat (surgida del seno de SCC) consideran que “no se puede dialogar” con un independentismo que retomará la vía de ruptura cuando se vuelva a sentir fuerte y encuentre ese “momentum” del que tanto hablaba no hace tanto el presidente de la Generalitat, Quim Torra".

Mientras los constitucionalistas en Cataluña se tiran los trastos a la cabeza con la saña propia de los enemigos irreconciliables, el independentismo busca una tregua, según El Nacional, que salve el 11-S. Escribe en el citado digital Carlota Camps: "Rebaixa en el to i crides a la unitat. JxCat i ERC semblen estar buscant una treva i en els últimes dies, tret d'algunes sortides de to aïllades, les crítiques entre els dos partits independentistes han donat pas a demandes per recompondre l'unitat i a superar la "dinàmica autodestructiva" que semblava haver-se instal·lat entre els dos socis de Govern. Una treva que arriba a quinze dies per la Diada, que de moment registra un 25% menys d'inscrits respecte l'any passat, i amb la publicació de la sentència a punt de veure la llum". 

Continúa Camps: "Després d'un estiu en el qual els dards en públic entre socis de Govern han esdevingut una tònica constant, i on s'ha tornat a posar sobre la taula la possibilitat d'eleccions anticipades, dirigents dels dos partits han optat per buscar un to més conciliador i unir-se, almenys, perquè la Diada d'enguany torni a ser un èxit. Segons dades de l'entitat fetes públiques la setmana passada, i a l'espera de les noves que podrien fer-se públiques aquest dimarts, els inscrits per a la manifestació han baixat un 25%, la xifra més baixa dels últims sis anys".

Con todo y la tregua, el independentismo persiste en sus tics conspiranoicos. El hallazgo de una bomba de la Guerra Civil en la Barceloneta ha dado pie a Josep Lluís Alay, íntimo de Puigdemont, a elucubrar sobre una operación encubierta de la Guardia Civil y la Armada. o algo así. De la pieza de Crónica Global: "Twitter hierve en las redes sociales como consecuencia de la bomba de la Guerra Civil encontrada por un agente del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil fuera de servicio cuando se bañaba. Este hallazgo ha provocado múltiples teorías conspiranoides de los Mossos d'Esquadra".

Sigue la noticia: "El más famoso ha sido el tuit del historiador y responsable de la oficina del expresidente Carles Puigdemont, Josep Lluís Alay: "Muy extraño todo. Guardias Civiles en la playa tomando el sol encuentran por casualidad una bomba a 25 metros y acaban llevando un buque de la armada española a la capital catalana"". 

Pues más raro es ir en Metro y que de repente alguien se ponga a pronunciar un discurso de Cuixart y eso está ocurriendo, según admite el mismo El Nacional: "Si agafeu el metro de Barcelona pot passar que un home o una dona s'aixequin del seient i comencin a pronunciar frases molt identificables: són de Jordi Cuixart. Són actors que en nom d'Òmnium han engegat aquesta campanya per conscienciar sobre el missatge pacífic del pres polític. Un vídeo que circula a twitter on és fàcil identificar actors com Pep Planas, habitual de sèries de TV3 com Secrets de família o Ventdelplà. Una cara coneguda i un missatge de pau encara més familiar". 

El Barça ha inaugurado una estatua de Johan Cruyff que demuestra la declive del arte escultórico y que no hay manera de hacer una estatua de un futbolista que no parezca una mona de Pascua. La autora del último engendro es la escultora holandesa Corry Ammerlaam van Niekerk.

27 de agosto, santoral: Licerio, Narno, Mónica, Poemeno y Rufo.