Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una imagen de archivo de un mosso como el que Interior rechazó adaptarle el lugar de trabajo / EUROPA PRESS

Interior rechazó adaptar el lugar de trabajo a un mosso con incapacidad laboral

El Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad considera que el departamento vulneró los derechos del trabajador

4 min

La Conselleria de Interior rechazó la petición de un agente de los Mossos d’Esquadra de adaptarle su puesto de trabajo después de que le concediesen una incapacidad laboral, un mazazo de la ONU que recuerda a un revés anterior sobre un agente de la Guardia Urbana en situación similar en Barcelona. 

Ante esto, desde el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad consideran que el departamento, ahora liderada por Joan Ignasi Elena, vulneró los derechos del trabajador. 

Comisaría de los Mossos de Terrassa / GOOGLE STREET VIEW
Una comidaría de los Mossos d'Esquadra

Técnico de apoyo no policial

Según ha avanzado El Món a Rac1, ocurrió en 2004, cuando un agente pidió que le recalcasen como técnico de apoyo no policial después de que le reconociesen una incapacidad permanente total por un problema psicológico

Se trata de un puesto que permite a unos 200 agentes mantener el empleo en la administración, pero adaptado a su caso. Según ha explicado Miquel a ese medio, el Departamento de Interior se negó. 

Una situación que le pasó factura

La situación se prolongó durante 18 años, algo que le pasó factura a nivel personal, económico y de salud. “Incluso podía perder la casa, porque yo pagaba la hipoteca y una pensión de alimentación a mi hijo mayor. Fue un desgaste brutal en todos los aspectos. Muchos amigos míos me dejaron dinero”, relata. 

Desde el organismo de las Naciones Unidas pedirán a la consejería que se le readmita e indemnice. “Se hará un escrito al Departamento de Interior por si quieren cumplir la convención de las Naciones Unidas de forma voluntaria y que se le abonen los salarios desde septiembre de 2004, sumando ingresos y daños morales”, ha explicado el presidente, Ángel Gómez-Quintero.

Revés de la ONU en Barcelona

El caso del agente de la policía autonómica recuerda al caso de Vicenç Flores, un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que fue discriminado por el ayuntamiento al sufrir un accidente de moto cuando acudía a un servicio y no adaptarle la Administración local su puesto de trabajo. 

El efectivo policial pleiteó su caso. Un juzgado de primera instancia de la Ciudad Condal le dio la razón, pero el Tribunal Superior, Supremo y Constitucional corrigieron la decisión. Finalmente, un comité oficial de Naciones Unidas (ONU) dio la razón al funcionario, que también preside Ail-pold (Asociación para la Integración Laboral de la Policía Local con Discapacidad), confirmando que había sido discriminado. También apremió a cambiar las leyes para arropar a los agentes que quedan incapacitados, adaptando su puesto de trabajo si es necesario