Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Nereida Vecino y Adrián Tejón, los padres de Eyra Tejón Vecino, una bebé que murió en el útero materno / CEDIDA

El duelo perinatal del padre: vuelta a casa con los brazos vacíos y sin derecho a baja de paternidad

En el Día Mundial de la Concienciación sobre la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal hablamos con Nereida y Adrián, que perdieron a su hija a las 40+3 semanas de embarazo

5 min

El 13 de julio de 2022 iba a ser, para Nereida Vecino y Adrián Tejón, el día más importante de su vida. Su primera hija, Eyra Tejón Vecino, nacería en un parto inducido tras un embarazo a término (40 semanas y 5 días). Un día antes, ilusionados y nerviosos ante la cercanía del alumbramiento, fueron a monitores, una sencilla prueba que permite saber si el bebé está bien oxigenado y alimentado gracias a la medición de su frecuencia cardiaca. Pero el corazón de la pequeña Eyra ya no latía.

Tras el shock inicial, vino un parto sin llanto de bebé y la oscuridad más absoluta, alimentada también por la negativa de la administración a inscribir a la pequeña en el Registro Civil y a facilitar al papá la baja por paternidad.

Sin registro en el Libro de Familia

Desde el año 2013, cualquier bebé que nace con vida y fallece con más de un minuto de vida puede ser registrado en el Libro de Familia. Hasta ese momento, sólo se podía inscribir al bebé si éste había vivido al menos 24 horas fuera del vientre materno. No obstante, no sucede lo mismo con los bebés que perecen intraútero, que únicamente pueden ser registrados en el libro Legajo de Abortos si mueren tras haber pasado mínimo 180 días en el vientre materno.

Fotografía para ayudar a los padres a sobrellevar el duelo perinatal / NORMA GRAU
Fotografía para ayudar a los padres a sobrellevar el duelo perinatal / NORMA GRAU

Aunque la madre de Eyra sabe que la ley es clara y no hay margen para poder reclamar la inscripción de su hija, denuncia la incoherencia de “que te impidan abortar a partir de las 20 semanas porque ya consideran que el feto es una persona, y se muera un bebé de 40 semanas de gestación, 54 cm y más de 3 kg el día antes de nacer, y se hable de feto”.

Baja por paternidad

Esta lucha, sin embargo, ya la da por perdida. No así la baja de paternidad que denegaron a su pareja. “Lo hacen por defecto a totos los papás cuyos bebés no hayan vivido ni un minuto con vida fuera del vientre materno”, explica Nereida Vecino. Sin bebé al que cuidar, no hay prestación. Tampoco le correspondió ningún día por el fallecimiento de su hija. “Si se mueren tus padres, tus hermanos o tus abuelos te pertenecen dos días por fallecimiento. Como nuestra hija murió antes de nacer, es como si no hubiera existido”.

Con todo, aquí sí hay margen para la lucha. Varias familias en circunstancias parecidas sí han logrado la baja por paternidad. La normativa, por tanto, no es muy clara al respecto. Pese a las continuas negativas de la administración, estos padres han puesto su caso en manos de abogados para lograr lo que, defienden, les pertenece.

Baja por enfermedad

El padre de Eyra se reincorporó el 19 de septiembre a su trabajo, tras dos meses de baja por depresión. Nereida continúa de baja maternal. “Estoy viviendo una baja muy triste, con mucha rabia y dolor”. Lo que tendría que haber sido un momento de felicidad para cualquier pareja es ahora un momento de duelo.

Espacio dedicado al duelo perinatal del cementerio de Montjuïc / EP
Espacio dedicado al duelo perinatal del cementerio de Montjuïc / EP

A ello se le suma el desamparo que, dicen, sienten por parte de la Administración. “Nos casamos y tenemos 15 días para disfrutar de nuestra luna de miel. Se muere un familiar directo y tenemos dos días. En cambio, nace nuestra hija sin vida y no te dan nada. Empeoran nuestra tristeza porque le añaden rabia e impotencia”, lamenta.

Hoy, 15 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Concienciación sobre la Muerte Gestacional, Perinatal y Neonatal.