Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El obispo emérito de Solsona Xavier Novell / EFE

Denuncian al obispo de Solsona por sus "terapias de conversión" para personas homosexuales

Xavier Novell, que dimitió del cargo por su relación amorosa con una escritora de novelas eróticas, defendió estos talleres

3 min

Una organización de afectados por las supuestas “terapias de conversión” para “curar” la homosexualidad ha emprendido acciones legales contra sus promotores, entre ellos el obispo emérito de Solsona Xavier Novell.

La asociación No es terapia ha presentado una denuncia en el Ministerio de Igualdad en la que recoge las prácticas que promocionan en algunas diócesis, entre ellas las del citado municipio catalán.

Llamamiento

La renuncia del prelado tras su noviazgo con una escritora de novelas erótico-satánicas ha sacado a la luz algunas de sus declaraciones homófobas y contra el aborto. En este sentido, los responsables de la movilización judicial han hecho un llamamiento a todas aquellas personas que han acudido a las citadas terapias para que participen en un acto con el que pretenden buscar responsabilidades y, sobre todo, cerrar heridas. 

“Pedimos colaboración para encontrar a víctimas de Verdad y Libertad, de las terapias fomentadas por Novell, Sánchez Cordón, Ros y otros. Trabajamos en acciones legales para garantizar que estos hechos no queden impunes”, subrayan.

Derechos Humanos

La asociación recuerda que la homosexualidad no es una enfermedad y que este tipo de “terapias” atentan contra los derechos humanos. Por eso, ante la reforma de la ley para la protección de las personas LGTBI, ha presentado una petición para que los promotores de estos cursos sean juzgados y se impongan penas de cárcel contra ellos.

Novell guarda silencio. Su renuncia del cargo y el hecho de que se hiciera pública su relación con una escritora de novelas eróticas, Silvia Caballol, ha supuesto todo un escándalo en el seno de la Iglesia católica.

Conferencia Episcopal

El caso ha llegado hasta la Conferencia Episcopal Española. Su presidente, Juan José Omella, ha pedido que no se haga una “novela morbosa” del caso ni “machacar a las personas”.

Por el momento, Novell y su pareja, que viven en Manresa, han desaparecido de la esfera pública desde que saltó la noticia de su affaire y de cómo se conocieron.