Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un sanitario en la UCI de un hospital barcelonés / EFE

Clínic y Sant Pau entierran el gigante hospitalario catalán

Los dos centros sanitarios se descuelgan del operador quirúrgico y dejan solos a Taulí y Mar

4 min

Cataluña ya cuenta con president, pero algunas cuestiones las van resolviendo los sectores a la espera de que Pere Aragonès nombre a los miembros del consejo ejecutivo. Es el caso del operador de gestión de material sanitario que preparaban cuatro grandes hospitales. No será tal porque se han descolgado del proyecto el Clínic y Sant Pau

Es lo que explican fuentes parlamentarias tras una semana de encuentros entre los partidos y los sindicatos y comités de empresa de los cuatro complejos médicos que impulsaban la plataforma. El proyecto tal y como estaba concebido no será tal, pues Hospital Clínic Barcelona y Hospital de Sant Pau y la Santa Creu lo han enfriado. Quedan como impulsores el Parc Taulí de Sabadell y el Hospital del Mar

La consulta de mercado, en el aire

Con este movimiento, la consulta de mercado para crear un operador logístico de material quirúrgico [consultar aquí] queda en el aire. No lo impulsarán ya cuatro hospitales, sino dos. Eso sí, está previsto que la iniciativa reciba un espaldarazo, pues sus impulsores prevén pedir fondos europeos para su creación. 

Lo que subyace es si Coordinación Logística Sanitaria, plataforma logística que forman Taulí y Hospital del Mar, se convierte en una gran plataforma que abastezca a más de 100 quirófanos de cuatro grandes hospitales. Salvando las distancias, CLS se estaba posicionando para convertirse en una suerte de Logaritme, solución unitaria de material sanitario en Cataluña, o quedarse como está. El proyecto de expansión hubiera sido pionero en España. 

Oposición sindical

Esa innovación, no obstante, ha encontrado rechazo sindical, pero también resistencias políticas. Los comités de empresa de los cuatro hospitales concernidos se han manifestado en contra del proyecto logístico. También lo han hecho UGT, CCOO, CGT, Catac, CGT y PSI-Lluitem. Desde la cámara autonómica, En Comú Podem (ECP) se ha implicado a fondo contra la idea, que percibe como una externalización

No ha ayudado a una iniciativa rompedora, por cuanto prevé ser de alcance nacional, el hecho de que Cataluña esté sumida en movimientos tectónicos en política. El Departamento catalán de Salud ha pasado de ERC --que no veía el operador con malos ojos-- a Junts. Voces parlamentarias apuntan a que las tensiones en el seno del nacionalismo han buscado desgastar una idea que ven demasiado cercana al PSC

Guerra de nervios

Ello son elucubraciones. Lo cierto es que el operador hospitalario de material ha mutado en una semana en la que sanitarios y gerencias se han cruzado información, y no siempre veraz. Cuando este medio dio a conocer la información, trascendió que el Servicio Catalán de Salud (CatSalut) buscaba implicarse en la idea. Incluso que Ferrovial podría interesarse por el proyecto. 

Lo fetén es que las relaciones interhospitalarias, la presión sindical y la política ha herido de muerte, o al menos cambiado desde su forma inicial, un proyecto que unos defendían por eficiente, innovador y pionero en España, mientras otros, sobre todo la parte social, ha detectado externalización de un servicio como la gestión y esterilización de material.