Menú Buscar
Primeras planas

El día (o no) de la secesión y piedad digital

Andanada del otro TC para inaugurar la semana fantástica de Cataluña. Mas confía en la generosidad popular para pagar la fianza. El nuevo catalanismo y el 6 de octubre del 34

06.09.2017 09:15 h.
9 min

La andanada del Tribunal de Cuentas ha causado perplejidad en las filas soberanistas, que esperaban noticias de otro TC, el Constitucional que hoy se reúne en pleno ordinario para analizar los extraordinarios acontecimientos que se esperan en el Parlament. El pepinazo de citar a la cuadrilla de Artur Mas con subalternos incluidos el 25 de septiembre para que abonen de manera solidaria una fianza de cinco millones por el 9-N provoca desasosiego en el escalafón de la Generalitat.

El expresidente confía en la solidaridad de los catalanes y se hace ya las cuentas de la lechera. Si los dos millones que fueron a votar aquel día abonan tres euritos por cabeza, tema zanjado. En El Mundo abren con la fianza preventiva. Manuel Marraco y Daniel G. Sastre firman el texto sobre la nota de este TC que preside Margarita Mariscal de Gante, exministra de Justicia del PP: "Seis días antes del 1-O, el Tribunal de Cuentas exigirá al ex president Artur Mas y a otros 10 altos cargos y funcionarios que asuman personalmente el gasto de dinero público que autorizaron en 2014 para la anterior consulta ilegal, la del 9-N. La Fiscalía cifró esa cantidad en 5,1 millones de euros. Los afectados han sido citados el 25 se septiembre en la sede del tribunal para fijar la cantidad que se les exigirá como fianza".

Sigue la nota: "La Generalitat interpretó la medida como un aviso para los promotores del referéndum unilateral del 1 de octubre. En una rueda de prensa conjunta, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras acusaron al Gobierno de «torcer la ley» y de fomentar «el miedo»".

La "fábrica del miedo" fue una de las expresiones utilizadas por Puigdemont en la improvisada comparecencia con Oriol Junqueras para advertir que "si les tocan a ellos, nos tocan a todos". No concibe el sustituto de Mas que haya gente que no se sienta concernida por el "deber solidario" con quienes utilizaron los presupuestos públicos para sostener una iniciativa partidista.

elpais.200A todas estas, Mas estaba desaparecido, opacado en un segundo plano incómodo para sus afanes de protagonismo. TV3 acudió a su rescate anoche y en La Vanguardia firma Sergi Quitian la pieza sobre la reacción del expresidente autonómico: "Mas ha declarado que no tiene dudas de que la ciudadanía responderá si es necesaria su colaboración para hacer frente a la fianza: “Si se trata de reunir el dinero pueden estar tranquilos que lo conseguiremos”, ha señalado. Para argumentarlo, el expresident ha recordado que tanto en el 9N como en el 27S cerca de dos millones de personas votaron por la independencia, por lo que “sólo haría falta una pequeña aportación de todos”. Además, Artur Mas ha evocado a la caja de solidaridad impulsada por Òmnium Cultural y la ANC y que hasta el momento ya ha recaudado 450.000 euros. Una cantidad que cubre sobradamente las multas penales derivadas del juicio por el 9N, pero que queda lejos de los 5 millones de euros que reclama el Tribunal de Cuentas".

Así es que, como siempre, la barra libre de aquella farra de la democracia la va a pagar el pueblo llano, de grado o por la fuerza. No se descarta un anuncio de Mas en harapos vendiendo mecheros con la estelada porque es más triste pedir que robar.

La individua que deseó a Inés Arrimadas que la violara un grupo ha sido despedida del trabajo. Es el peligro de las redes sociales, según cuenta El País, y la consecuencia de tachar de "perra asquerosa" a la política. Y todo porque a la despedida no le gustó la intervención de la ciudadana naranja en el Mad in Spain sobre el referéndum que emitió Telecinco el domingo por la noche con la displicente conducción de Jordi González.

En El Español queda retratada la encendida usuaria de las redes sociales, que ya ha borrado todos sus perfiles. Le está cayendo la del pulpo en un linchamiento poco edificante, tal como resalta el experto en fosas sépticas Juan Soto Ivars en El Confidencial, que reclama algo de piedad digital: "Lo que dijo esa mujer es asqueroso, sí. Hemos de ser responsables y saber que lo que escribimos en las redes tiene consecuencias, sí. Inés Arrimadas tiene derecho a denunciarla, sí. Pero ya que nos hemos convertido en jueces implacables, haré unas pocas preguntas más. ¿Saben sus señorías en qué condiciones estaba la mujer cuando escribió eso, o lo ignoran? ¿Se le había muerto el gato? ¿Estaba borracha? ¿Tiene depresión y se medica? No la defiendo, ni la excuso por su mensaje. Pero conozco demasiado bien la destrucción que supone un linchamiento como para manifestar algunas dudas. Yo no sé si esa mujer merece que le hundamos la vida entre todos. Y vosotros tampoco lo sabéis, pero se la vais a hundir".

Todo listo y dispuesto para la aprobación de las leyes de desconexión total. Tres días tres tiene el bloque soberanista para rematar la jugada, puesto que el viernes habrá un pleno extraordinario solicitado por Junts pel Si y la CUP para hablar de la "situación".

Joaquim Coll describe las boqueadas del proceso en una tribuna de El País y aconseja la adopción de un catalanismo más realista y menos mágico para superar la inevitable depresión post 1-O: "Sobre las cenizas del envite separatista, el catalanismo que algunos ya invocan debería empezar por incorporar sin complejos la dimensión española de la sociedad catalana, que se corresponde con la sociología de su pluralismo interno. Una españolidad que no solo es el resultado de las sucesivas oleadas migratorias, sino consecuencia de un proceso de largo alcance: la experiencia de la modernidad. (...) Pero el discurso del catalanismo no ha tenido nunca una correspondencia sincera con la realidad. Tendió a simplificar el sujeto, dando a la sociedad catalana una dimensión identitaria única, y despreció los cambios estructurales realizados en el resto de España en la segunda mitad del siglo XX. Si el nuevo catalanismo que ahora se anuncia quiere resolver definitivamente el lugar de Cataluña y la catalanidad en España, tendrá que sincerarse también con la pluralidad catalana y aceptar el lugar de España en Cataluña".

Francesc de Carreras también aporta un interesante análisis sobre la jornada parlamentaria que concluye de esta guisa: "Si todo sucede como está previsto, el nuevo 6 de octubre, esta vez postmoderno, tendrá lugar hoy, 6 de septiembre. Por cierto, en 1934 los protagonistas de aquel intento de golpe de Estado acabaron todos en la cárcel, procesados por las autoridades judiciales de la República". 

6 de septiembre, santoral: Eleuterio de Spoleto y Onesíforo de Éfeso.