Primeras planas

Descontrol total en los Mossos y estanquera a la hoguera

Sancionan a un "mosso" por escribir denuncias en castellano e investigan a jefes de Lleida por colaborar con el 1-O. El fallo de Estrasburgo y la agente encubierta de Donald Trump

14.03.2018 09:57 h.
9 min

El independentismo da saltos de alegría porque el Tribunal Internacional de Derechos Humanos afea al Gobierno que multe y pida penas de cárcel a quienes queman retratos del Rey. Para el experto jurista Gabriel Rufián, el fallo es la prueba de que Madrid está más cerca de Ankara que de Estrasburgo. Levitaba el diputado republicano en el atril del Congreso por la gran victoria judicial cuya consecuencia inmediata ha sido que los grupos del PP, PSOE y Ciudadanos mantengan el aparataje legal relativo a las ofensas a la Corona y los símbolos del Estado.

Al pairo de la sentencia europea, grupos de ciudadanos dieron anoche en organizar un par de hogueras para celebrar el gran avance en la libertad de expresión. Vía libre para quemar ejemplares de la Constitución, retratos del Jefe del Estado y banderas de España. Arran, los Comités de Defensa de la República, los comités antifascistas, la CUP, las juventudes de ERC y los pirómanos por la independencia muestran su alborozo. Mecheros prestos en la lucha final. Fuego purificador. Que arda Felipe. Gloria al bardo Valtònyc y loor a Pablo Hasel, otro enorme poeta, cosecha del 17. Viva la libertad de expresión, viva la Inquisición y a la hoguera las estanqueras. 

Derechos humanos. Titular en El Mundo: "La Generalitat deja sin sueldo a un mosso por redactar denuncias en español en pleno artículo 155". Esteban Urreiztieta firma la noticia: "El Departamento de Asuntos Internos de los Mossos d'Esquadra ha elaborado una propuesta de sanción grave "por falta de consideración y respeto" al agente que defendió ante sus superiores su derecho a redactar las actas en castellano. Esta decisión lleva aparejada la suspensión de empleo y sueldo durante 16 días. La resolución especifica que, con su discrepancia, este policía "desprestigió" a los mandos al llevarles la contraria en presencia de otros agentes".

Sigue la pieza: "Los hechos se remontan al 18 de octubre de 2016, cuando el sargento responsable de la Oficina de Atención al Ciudadano de Sant Andreu reprendió al agente sancionado por elaborar las actas de denuncia en castellano. El mando le recriminó que estaba incumpliendo las pautas establecidas en el comunicado interno que él mismo había elaborado en noviembre de 2009. El agente se negó a acatar la orden, salió del despacho de su jefe y pidió a tres compañeros que entraran para que fueran testigos de la directriz que se le había impuesto. En presencia de tres compañeros explicó que la prohibición de utilizar el castellano la consideraba "arbitraria" en un tono que Asuntos Internos no duda en calificar de "desafiante"".

¿A quién se le ocurre, buen hombre? Mira que redactar cosas de los Mossos en "apañó"... La policía catalana está en el foco y de las investigaciones de sus colegas guardias y nacionales aflora un elevado grado de identificación de no pocos mandos con los objetivos políticos nacionalistas. Apunta Gemma Robles en El Periódico nuevos detalles sobre la actuación de los Mossos el 1-O: "Un grupo de jefes de los Mossos en Lleida estaban siendo investigados por el tribunal número 4 de su localidad por un posible delito de desobediencia el 1-O, pero las pesquisas que desde hace meses viene realizando la policía judicial en torno a ellos --especialmente la que afecta al volcado de sus teléfonos y mensajería-- apunta ya a otras posibles figuras penales como la falsedad documental o la sedición. Entre los cargos policiales que se consideran ya de claro interés para la investigación están el comisario jefe Xavier Monclús, responsable de esta Región policial; el inspector Roderic Moreno, de quien dependió la Sala de Ponent desde la que se daban órdenes a los agentes de área la jornada del referéndum, y el inspector Xavier Salvador Ribelles, responsable de Seguridad Ciudadana, aunque son muchos más los mossos (y alcaldes) que en estos momentos están bajo la lupa del tribunal". 

Continúa la nota: "Uno de los señalados, el inspector Moreno, mantuvo además contactos con ERC y consiguió (sobre la ocultación de material electoral) y transmitió información delicada, según diligencias de la Guardia Civil tras analizar su móvil. Chateó de forma continuada en los días previos al 1-O con Joan Ballana, regidor del Ayuntamiento de Vic, por el que la policía judicial también muestra interés en su investigación. El inspector Moreno consideraba a Ballana "persona de confianza de Marta Rovira", según se desprende de su propia agenda y le facilitó instrucciones recibidas de las autoridades judiciales y la cúpula de la policía autonómica, dirigida por Josep Lluís Trapero. Por su lado, Ballana transmitía siempre el flujo informativo recibido, contestando a su interlocutor con frases como "ok, lo paso!"; "transmito tu información" o "ya he avisado a los alcaldes"".

El proceso es lo que tiene. Cuando parece que no puede ser peor, salta otra liebre. ¿Qué pasará hoy en Waterloo? ¿Dónde la liará Torrent? ¿Dirá algo la cupera Natalia Sànchez? ¿Seguirá la purga en la ANC que se ha llevado por delante, de momento, a Baños? ¿De verdad van en serio los grauperos?

Sobre esas cosas y las risas que se echan los Turullos y Elsa Artadi escribe Francesc de Carreras su artículo de El País: "¿Por qué callan ahora los economistas que avalaron estos falsos datos, todos ellos doctorados por Harvard o por el MIT, que abusaron del prestigio que le daban sus títulos? ¿No sabían que las balanzas fiscales estaban mal contabilizadas, que se irían miles de empresas, que las inversiones extranjeras se paralizarían, que no se permanecería en la UE, que ningún Estado extranjero reconocería a una hipotética Cataluña independiente? Claro que lo sabían, todo es muy elemental. Lo sabían y mintieron. ¿No nos deben una explicación los profesores Pol Antrás, Carles Boix, Jordi Galí. Xavier Sala y Martín, Jaume Ventura y tantos otros, que ahora se esconden y callan? Benedetti acaba su poema sobre el ministro de lo imposible echándole en cara que es “el palo mayor / de un barco que se va a pique”. Y, una vez más, le pregunta: “será curioso, señor ministro, [saber] de qué se ríe, de qué se ríe”. Se ríen de nosotros, está claro".

Otro que se parte es Trump, que ha cesado por Twitter al jefe de la diplomacia, Rex Tillerson, ha puesto en su lugar al jefe de la CIA, Mike Pompeo, y ha puesto al frente de los servicios de inteligencia a la señora Gina Haspel, que fue agente encubierta en el extranjero durante décadas. Gran escándalo, pero que conste que Trump se había enterado de que Tillerson le llamaba "imbécil" a sus espaldas.

14 de marzo, santoral: Lázaro de Milán, Matilde y Paulina de Fulda.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información