Menú Buscar
Manuel Valls durante su primera rueda de prensa en el Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS

Valls: “Ciudadanos ha escogido el cuanto peor, mejor y ha sacrificado Cataluña”

El concejal del Ayuntamiento de Barcelona rompe con Ciudadanos y se compromete con un proyecto que combata al nacionalismo, con una estrategia clara del constitucionalismo

19.06.2019 11:28 h.
5 min

Manuel Valls tiene claro que ya no podrá contar con Ciudadanos. En el ayuntamiento, después de una ruptura del grupo municipal, Valls ha arremetido con fuerza contra Ciudadanos. Ha señalado que la decisión de Celestino Corbacho de irse de nuevo a Ciudadanos es “incomprensible”, y que el “cuanto peor, mejor de Ciudadanos, no es mejor, es peor, después de sacrificar Cataluña por una ventaja electoral en el resto de España, dejando huérfanos a tantos catalanes que apostaron por Inés Arrimadas en las elecciones del 21 de diciembre de 2017”.

Valls ha mostrado con toda crudeza su distanciamiento de Ciudadanos. Ha justificado su voto a Ada Colau. “Está claro, y otra cosa sería mentir, que ni Colau, ni Barcelona en Comú, ni sus electores son lo mismo que Ernest Maragall y el separatismo, y se tomó la opción que se debía tomar, aunque Colau tomara decisiones lamentables, o dijera cosas intolerables, como el mismo sábado, pero los tres concejales que obedecieron a Ciudadanos optaron por Maragall”.

Ciudadanos "era un partido liberal"

Ciudadanos, a juicio de Valls, “era” un partido liberal y europeísta. Ahora “es un partido reaccionario, que se esconde detrás del PP, y que ha sacrificado Cataluña, para una ventaja electoral en el resto de España”. Su distancia con Albert Rivera no la ha eludido. “No es un problema con Rivera, es un problema político, grave”, ha remachado.

Manuel Valls, desde el ayuntamiento, ha abierto una reflexión para intentar organizar un espacio “constitucionalista”, con la convicción de que ese ha sido un problema importante, la falta de “estrategia”. Lo que propone es “pelota al suelo”, y buscar nuevos espacios, comprometido ahora con el Ayuntamiento de Barcelona. “Somos dos concejales, yo mismo y Eva Parera, y vamos a defender a los barceloneses”, ha señalado.

Primera rueda de prensa de Manuel Valls en el Ayuntamiento / CG
Primera rueda de prensa de Manuel Valls en el Ayuntamiento / CG

Ayudar al constitucionalismo

El exprimer ministro ha insistido en que el constitucionalismo debería articularse con fuerza, con determinación, y con una estrategia clara. Con la idea de seguir como concejal, Valls se ha mostrado abierto a apoyar “nuevos espacios”, que podrían pasar por un nuevo partido, el que impulsa Eva Parera, junto con Josep Ramon Bosch. Pero no se ha mostrado partidario de “crear” partidos, aunque los pueda defender. Su apuesta es “personal y política”, dejando claro que decidió vivir en Barcelona, y dejar Francia por esa doble razón.

Lo que ha querido reflejar Valls es que los políticos catalanes y españoles deberían mostrar más firmeza respecto al ámbito constitucionalista. Y que no se podrá hacer nada, sin embargo, mientras exista una “política de bloques tan rígida”. Su apuesta pasa por “ayudar a todo lo que pueda unir al constitucionalismo”, teniendo en cuenta que las primeras elecciones previstas serán en Cataluña, al Parlament de Cataluña. Pero por eso mismo, por esa ayuda al constitucionalismo y la falta de estrategia, Valls ha criticado que Xavier García Albiol no haya podido ser alcalde de Badalona, en alusión al PSC, que tiene la alcaldía, votada por el resto de grupos municipales. 

Ciudadanos, "detrás del PP"

Su mensaje ha sido claro respecto a Ciudadanos, con la convicción de que él, personalmente, ha hecho “historia” con la votación de Ada Colau, impidiendo la alcaldía de Ernest Maragall.  “No se puede pintar España en blanco y negro. Ciudadanos es un partido que se dice liberal y progresista, pero se ha convertido en el partido que pacta con la extrema derecha, un partido reaccionario y antieuropeo, y no vale esconderse detrás del PP, y eso es algo que, además, no comparten sus electores”.

La enmienda a la totalidad, por tanto, a Albert Rivera, es completa. Ahora Valls tiene dos misiones; la personal, con su boda prevista para este verano con Susana Gallardo, y la política, asumiendo su nuevo rol en el Ayuntamiento de Barcelona y “ayudando” a las opciones constitucionalistas que se puedan poner en marcha en Cataluña para ganar al independentismo.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información