Menú Buscar
De izquierda a derecha, y de arriba a abajo: Alamany, Comín, Maragall, Nuet, Mascarell y Geli. Transfuguismo

Transfuguismo y cambios de partido: fracturas por el 'procés' en la izquierda

Toni Comín, Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet han protagonizado los casos más recientes de este fenómeno, que en los últimos años ha afectado de manera especial a formaciones progresistas

15.04.2019 00:00 h.
17 min

El procés independentista ha causado estragos en el mapa político catalán, no sólo entre algunos de los partidos que lo impulsan sino también en la izquierda no secesionista. Buena prueba de ello son las fugas que, en los últimos años, se han producido desde formaciones como el PSC, los comuns y Podemos hacia ERC o Junts per Catalunya (JxCAT), heredera del antiguo espacio nacionalista de derechas de Convergència.

El caso más reciente de transfuguismo tiene como protagonista a Toni Comín, que después de haber pertenecido a la plataforma Ciutadans Pel Canvi --del PSC-- y de haber sido diputado y consejero de Salud por ERC durante la pasada legislatura catalana, esta misma semana ha anunciado que se presentará con JxCAT como número dos de Carles Puigdemont en las elecciones europeas del 26 de mayo. Algo que piensa hacer pese a no haber devuelto todavía el acta de diputado autonómico que obtuvo con los republicanos en las elecciones del 21 de diciembre de 2017.

Toni Comín será el coordinador del Consejo de la República. Junto a él, en la foto, el expresidente Puigdemont y el presidente Torra / EFE

Comín, junto a Puigdemont y Torra en Waterloo

Alamany desembarca en ERC

Comín, muy cercano al expresidente de la Generalitat desde que ambos huyeron a Bélgica tras la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017, se ha desmarcado de Esquerra --partido del que no llegó a ser militante-- días después del sonoro portazo dado por Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet a los comuns. Los dos diputados de Catalunya En Comú-Podem en el Parlament consumaron a finales de marzo su marcha a ERC: la primera como número dos de Ernest Maragall en las elecciones municipales de Barcelona, y el segundo como número cuatro de Oriol Junqueras en las generales del 28 de abril. Este auténtico seísmo preelectoral se produce apenas medio año después de haber fundado, en octubre de 2018, la corriente interna Sobiranistes, muy crítica con la dirección encabezada por Ada Colau, a la que acusan de estar poco implicada con la causa del procés y del denominado "derecho a decidir".

A diferencia de Comín, a quien ERC ha evitado criticar en público por su decisión, el adiós de Alamany y Nuet sí ha suscitado un notorio malestar y revuelo entre los comuns. Sobre todo porque la primera, además de criticar insistentemente a sus ya excompañeros --a quienes acusa de "no estar a la altura del momento"-- decidió conservar su escaño como diputada no adscrita tras renunciar al grupo parlamentario con el que fue elegida hasta que se consumó su fichaje como segunda de Maragall; Nuet, por su parte, acabó siendo expulsado del grupo y tuvo que dejar su acta.

Ernest Maragall y Elisenda Alamany, de precampaña con ERC / @elisendalamany

Elisenda Alamany, junto a Ernest Maragall haciendo campaña con ERC 

El triple mortal de Nuet

El caso de Nuet resulta insólito y aún más sorprendente: siendo candidato de ERC al Congreso, todavía conserva su cargo como coordinador general de EUiA, partido que concurre a los comicios junto a los comuns. Un hecho que, como es lógico, ha generado una auténtica revuelta interna en dicha formación histórica, aliada tradicional de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) e Izquierda Unida (IU). Los intentos de revocarlo --a él y a su ejecutiva-- no sólo han resultado inútiles en EUiA sino que, además, Nuet ha destituido a una quincena de sus críticos en el consejo nacional. Una medida que ha sido considerada como una "represalia". Por esta razón, los damnificados adoptarán "medidas políticas y legales" para revertir la situación. Entre sus detractores se encuentran los diputados Joan Mena y Félix Alonso. 

Nuet ha tratado de justificarse aduciendo que su decisión no es personal, sino "colectiva", por parte de Sobiranistes. En este sentido, defiende su marcha a ERC tras más de tres décadas de militancia comunista y ecosocialista apuntando que esa es la mejor decisión para defender "la república catalana, el proceso constituyente y la ruptura con el Régimen del 78".

Joan Josep Nuet, coordinador general de EUiA, dando un mitin con ERC, adversario político de los 'comuns' / @SobiranistesCat

Joan Josep Nuet, coordinador general de EUiA, dando un mitin con ERC, adversario político de los 'comuns' / @SobiranistesCat

Fachin, Sibina y Castells, con los 'posibilistas' de la CUP

Otros episodios recientes de cambio de militancia desde Podemos y su entorno hacia el procés y el independentismo son los que han llevado a cabo los exdiputados de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP) Albano Dante Fachin y Àngels Castells y la diputada de los comuns en el Congreso Marta Sibina, que concurrirán a las generales del 28A con una nueva formación: el Front Republicà, del cual forma parte también Poble Lliure --corriente interna de la CUP partidaria de presentarse al Congreso-- y Piratas de Cataluña.

Fachin, exsecretario general de Podemos en Cataluña y actual líder de Som Alternativa, y Castells, su mano derecha, perdieron la confianza de Pablo Iglesias y del partido morado a raíz de su posición durante las polémicas sesiones de septiembre y octubre de 2017 en el Parlamento de Cataluña, que desembocaron en la DUI del 27-O. A diferencia de la mayoría de sus compañeros de grupo, eludieron votar en contra mostrando su voto en público. Su objetivo ahora --en caso de ser elegidos-- es bloquear cualquier acuerdo de Gobierno en España mientras no se reconozca un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Y, de cara al futuro, no descartan formar un frente común en Europa junto al espacio postconvergente del huido Puigdemont, a quien Fachin considera "presidente legítimo". Algo inimaginable hace poco más de un lustro, cuando el expodemita se erigió, junto a Sibina, como azote convergente denunciando en su revista Cafè amb llet casos de corrupción y los brutales recortes sociales de la Generalitat, sobre todo en Sanidad. Y otro tanto ocurre con Castells, que el pasado mes de octubre fue una de las firmantes a favor de la creación de la Crida, movimiento impulsado por el político derechista fugado en Waterloo.

Àngels Martínez Castells, quitando banderas españolas en el Parlament

Àngels Martínez Castells, quitando banderas españolas en el Parlament en las tensas sesiones parlamentarias de otoño de 2017

Pero la atracción de antiguos cargos y militantes de partidos clásicos de izquierda en Cataluña por el independentismo no es nueva, sino que viene de lejos. La diferencia es que ahora las fugas proceden, en gran parte, del entorno de los comuns, mientras que años atrás ocurrió algo similar con diputados y consejeros del ala más catalanista del PSC, la mayoría incómodos por su dependencia del PSOE, coincidiendo con el inicio del procés en 2012.

Maragall, por una Barcelona 'indepe'

El caso más significativo es, sin duda, el de Ernest Maragall, que después de 36 años en el PSC (de 1976 a 2012), ahora opta a la alcaldía de Barcelona con ERC. Las encuestas le dan incluso como favorito. A sus 76 años, cuenta con una amplia trayectoria política: fue diputado del Parlament de 2010 a 2012 con los socialistas, y desde 2018 con ERC; y también del Parlamento Europeo con los republicanos de 2014 a 2016. Además, fue Consejero de Educación de 2006 a 2010 con José Montilla como presidente de la Generalitat. Y hasta el pasado noviembre, de Acción Exterior a las órdenes del Govern de Quim Torra.

Su divorcio con el PSC empezó a fraguarse en julio de 2012, al romper la disciplina interna durante una votación en el Parlament para reclamar un pacto fiscal y una Hacienda pública catalana. Fue en 2014 cuando se alió con ERC para concurrir a las europeas como integrante de la plataforma Nova Esquerra Catalana. Días después, Toni Comín siguió su mismo camino. No así Montserrat Tura, a quien desde la formación de Oriol Junqueras trataron de convencer sin éxito. La exconsejera de Interior y Justicia ya no milita en el PSC, pero se muestra crítica tanto con su expartido como con el procés, en especial por su apuesta por la vía unilateral.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), junto al 'conseller' de Exteriores, Ernest Maragall (i), y la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi / EFE

Ernest Maragall, conversando con Elsa Artadi y Quim Torra durante su etapa como consejero de Exteriores de la Generalitat

Mascarell, en el equipo de Forn y Artadi

Otro ilustre exsocialista, hoy reconvertido en hombre de confianza de Carles Puigdemont, es Ferran Mascarell. Su carrera política se inició en el PSC, hasta que en 2010 rompió su carnet para unirse al Gobierno de Artur Mas. Actualmente es el número cuatro de la lista de JxCat para la alcaldía barcelonesa. Pese a su pretensión inicial de liderarla, formará parte del grupo dirigente que encabezan Joaquim Forn --en prisión provisional por el procés--, Elsa Artadi y Neus Munté.

Mascarell destacó en el pasado como experto en gestión cultural. Primero, como concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona con el PSC (de 1999 a 2006); y luego, como consejero de Cultura de la Generalitat en dos ocasiones: en 2006 con el tripartito de Pasqual Maragall; y de 2010 a 2016, como independiente con Mas. En enero del 2016 aceptó ser delegado de la Generalitat en Madrid, hasta que fue cesado en octubre de 2017 por la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Torra lo restituyó.

Ferran Mascarell, junto al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont / EFE

Ferran Mascarell es uno de los hombres de confianza de Carles Puigdemont

Marina Geli, número tres de la lista de Cuevillas

Otra histórica exsocialista que ha abrazado la causa independentista es Marina Geli, exconsejera de Salud durante los Gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla (2003 a 2010). En noviembre de 2014, abandonó la militancia y fundó MES, escisión que un año después apoyaría candidaturas conjuntas con ERC. En 2015, su plataforma se integró en la coalición Junts Pel Sí, que llevó a Artur Mas a revalidar la presidencia de la Generalitat; y en las autonómicas de diciembre de 2017 se presentó en los últimos puestos de la candidatura de JxCat por Barcelona. Geli volverá a presentarse ahora como independiente en las listas de dicho partido para las generales del 28A como número tres por Girona. Una circunscripción que encabeza el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas

El expresidente huido cuenta incluso con la adhesión de algún político procedente del antiguo espacio del PSUC e ICV. Es el caso del exalcalde de Cerdanyola del Vallès, Toni Morral, que ha pasado del comunismo federalista al independentismo al incorporarse a su espacio de derechas como diputado de Junts per Catalunya y secretario general de la Crida

Romeva, de ICV a la lista de Mas

Ni siquiera uno de los políticos en prisión preventiva y juzgados en el Tribunal Supremo estos días se ha visto exento de este tipo de cambios en el pasado. Raül Romeva pasó de ser eurodiputado con ICV durante dos legistaluras (de 2004 a 2014) a acercarse a ERC después de abandonar a los ecosocialistas en marzo 2015. A mediados de ese mismo año, anunció su incorporación como número uno de la lista de la coalición independentista Junts Pel Sí, compuesta por los republicanos y la antigua Convergència, para unas autonómicas que Artur Mas planteó en clave plebiscitaria y en las que éste último --pese a ser el cuarto de la candidatura--, acabó accediendo a la presidencia de la Generalitat.

El 'exconseller' Raül Romeva durante el juicio del 'procés' / EFE

Raül Romeva, en prisión provisional desde marzo de 2018, durante su comparecencia ante el Tribunal Supremo

En 2016, Romeva aceptó el cargo de Consejero de Asuntos Exteriores como independiente, hasta su plena incorporación a ERC en 2017. En las elecciones del 28A, será su cabeza de lista para el Senado. Con su designación y la de Oriol Junqueras --también encarcelado-- al Congreso, la dirección del partido desea visibilizar su situación en las instituciones.

Germà Bel, exdiputado y activo 'tuitero'

Otro candidato que pasó de la izquierda clásica al independentismo es el economista Germà Bel, que en la actualidad no forma parte de ninguna candidatura. Ingresó en el PSC en 1982, partido con el que fue diputado en el Congreso de 2000 a 2004. En los años siguientes formó parte del consejo asesor de Endesa en Cataluña, hasta que en 2013 se significó a favor del independentismo formando parte del denominado Consejo Asesor para la Transición Nacional.

Ya en 2015, Bel encabezó en Tarragona la candidatura unitaria de Junts Pel Sí, con la que fue diputado en el Parlament. Su fervor nacionalista ha quedado reflejado tanto en sus intervenciones públicas como en sus a menudo agrios y polémicos comentarios en las redes sociales, en los que no escatima en críticas hacia el que durante años fue su primer partido.