Menú Buscar
Pedro Sänchez y Susana Díaz, en una imagen de noviembre de 2014.

Sánchez intenta calmar a los barones del PSOE

El líder socialista prepara el comité federal del lunes, y asegura que no negociará con Podemos nada que afecte a la "unidad territorial de España"

Redacción
3 min

Los dirigentes territoriales del PSOE, incluyendo a la poderosa Susana Díaz, han estado presionando durante toda la semana al secretario general del partido, Pedro Sánchez, para que renuncie a intentar gobernar gracias a un eventual pacto con Podemos. El motivo, que los barones socialistas –y parte de la vieja guardia del partido– rechazan frontalmente las exigencias de la formación morada de posibilitar un referéndum independentista en Cataluña. Una presiones en público que auguran un más que tenso comité federal del partido este lunes. Con la vista también en quién será el candidato socialista en caso de repetición de elecciones. Ante lo cual, Sánchez ha tenido que salir a intentar calmar los ánimos. En plenas fiestas navideñas.

"Nunca negociaré nada que afecte a la integridad territorial de España; así se lo dije a Pablo Iglesias", afirmó ayer, día de Navidad, Pedro Sánchez a El País, según publica el rotativo este sábado. "Si quiere abordar ese asunto, nunca estaríamos de acuerdo, y bloquearía cualquier posibilidad de entendimiento", asegura. Y proclama que se propone vencer las resistencias dentro de su partido a un acuerdo con Podemos, y "unir al PSOE en un pacto de izquierdas que respete la integridad territorial de España".

El marcaje de Díaz

Las declaraciones de Sánchez llegan después de que las presiones internas sobre Sánchez hayan ido en aumento en las últimas horas. El pasado lunes, con los resultados del 20D aun calientes, los presidentes socialistas de Extremadura y Castilla-la Mancha ya salieron a advertir de que opinan a un referéndum en Cataluña o a la idea de una España "plurinacional" que propone Podemos. A los que se añadió la presidenta andaluza, Susana Díaz, en un in crescendo de declaraciones que pasaron de limitarse a criticar a Iglesias a recordar el funcionamiento interno del PSOE. Y que ayer fueron un paso más lejos.

Díaz explicó que rechazaba cualquier acuerdo con formaciones que planteen "la ruptura de España", en referencia a Podemos. Y opinó que al partido de Pablo Iglesias "no le preocupa que Mariano Rajoy esté en Moncloa, sino que lo que quiere es ganarle al PSOE".

"Ha puesto en cuestión lo que para nosotros es intocable, que es la unidad de España", añadió Díaz. "No podemos hablar con quienes hoy están planteando la ruptura de España", subrayó. Para zanjar que el sitio del PSOE es ahora la oposición, y que es ahí donde lo colocaron los ciudadanos con sus votos el 20D