Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
No todos los alumnos tienen acceso a internet, lo que aumenta la brecha digital / EFE

La república digital catalana: Solo 300 colegios tienen fibra óptica y 1.230 carecen de Wifi

El Govern admite que la mayoría de los casi 3.000 centros escolares carece de una conectividad adecuada a Internet, lo que contribuye a aumentar la brecha digital

2 min

Mientras el Govern se enreda en una Nasa catalana, los centros escolares están lejos de disponer de una conexión a internet en condiciones. Según reconoce el propio Govern, en Cataluña solo 300 centros educativos de un total de 2.987 disponen de ancho de fibra óptica adecuada. Asimismo, del total de centros públicos, 2.800, todavía hay 1.230 que no tienen LAN-Wifi. Cifras que no ayudan a superar la brecha digital que el coronavirus ha acentuado en las escuelas, con el consiguiente incremento de la segregación escolar..

La diputada de PSC-Units en el Parlament de Cataluña, Esther Niubó /EP
La diputada de PSC-Units en el Parlament de Cataluña, Esther Niubó /EP

En respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada de PSC-Units per Avançar, Esther Niubó, la Generalitat asegura que el objetivo de la Consejería de Políticas Digitales de la Generalitat –la impulsora de una “república digital” que incluye una Nasa catalana, es destinar la partida presupuestaria necesaria para que todos los centros dispongan del ancho de fibra óptica. Respecto a la ausencia de Wifi, el Govern afirma que está previsto que la Consejería de Educación asuma ese gasto.

Asimismo, el departamento de educación explica que se ha constitudio la Mesa para la adjudicación del contrato correspondiente al concurso público del Proyecto estratégico para la aceleración de la transformación digital de los centros educativos de Cataluña.

El fracaso de la Generalitat en garantizar el acceso a internet de todos los alumnos confinados por el coronavirus ya se evidenció a cuatro días de que finalizara de curso 2029-2020 ya que, según los datos proporcionados por el propio Govern, miles de niños catalanes carecían de ordenadores y acceso a internet, mientras que en autonomías como Aragón o la Comunidad Valenciana se cubrieron las necesidades antes de Semana Santa.