Menú Buscar
Garrafa con aspecto de artefacto explosivo y adhesivos de símbolos independentistas aparecida en la sede de Podem y la ANC

¿Quién está detrás de las garrafas colocadas en sedes independentistas?

Las máscaras blancas aparecidas junto a los recipientes sospechosos generan todo tipo de conjeturas

6 min

Las sedes de los partidos políticos CUP, ERC y Podem Catalunya, los locales de la ANC y Òmnium Cultural, y la Consejería de Interior amanecieron el miércoles con un susto. Durante la noche anterior, cuando las fiestas de la Mercè tocaban a su fin, alguien colocó en cada uno de esos lugares una garrafa con líquido amarillo decorada con las letras TNT y una sospechosa máscara blanca que lucía la bandera de España en la frente y tenía la boca sellada con cinta aislante. ¿Quién está detrás de esta acción? Acusaciones cruzadas.

Mientras los destinatarios descubrían los paquetes sospechosos a primera hora de la mañana, el colectivo llamado Tsunami Democràtic –iniciativa surgida del entorno de Carles Puigdemont para dar una respuesta a la próxima sentencia del 1-O– asaltaba una oficina de Caixabank. Los activistas llevaban consigo carteles con el lema “Esta empresa financia la represión” del Estado contra Cataluña, y algunos de ellos se escondían detrás de máscaras blancas similares a las que decoraban las seis garrafas explosivas distribuidas por Barcelona. Este medio ha tratado de ponerse en contacto con la organización, sin éxito.

Independentistas o antiindependentistas 

El detalle no pasó desapercibido para numerosos tuiteros, que enseguida encontraron una relación clara y directa entre el Tsunami Democràtic y la acción contra las sedes nacionalistas, un pensamiento que trascendió más allá de las redes sociales. En paralelo, desde el sector independentista buscaban indicios para vincular el suceso con “grupos españolistas”. Lo encontraron. Uno de los responsables de que sonara el himno de España durante la ofrenda floral del presidente catalán, Quim Torra, a Rafael Casanova el 11S se mostró hace unos días con una máscara decorada del mismo modo que las aparecidas este 25S.

Fuentes cercanas a los responsables del boicot a Torra el 11S explican a preguntas de este medio que, “en principio”, ninguno de ellos está detrás de esta acción, al tiempo que “esperan” y “creen” que no se sabrá quién ha puesto las garrafas. El digital E-noticies aporta más datos y asegura que todo lo ha organizado “un grupo españolista”, pero sin más referencias que un vídeo. “Las garrafas contienen líquido amarillo, que está muy de moda en las filas independentistas y los parques, hospitales y edificios públicos”, habrían comunicado los supuestos activistas, según recoge el citado medio en su artículo.

Silencio de CUP y ANC

Consultada por este medio, la portavocía de los Mossos d’Esquadra explicó que están investigando, pero al cierre de la edición se desconocía la autoría de la acción. En cambio, la ANC y la CUP trataron de quitarle importancia justo en una semana en la que la Guardia Civil ha detenido a nueve integrantes --dos quedaron en libertad-- de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) acusados de preparar un atentado terrorista en Cataluña en fechas cercanas.

La CUP apenas se refirió a este incidente. La dirigente de la formación Mireia Boya utilizó los micrófonos de RAC1 para deslizar que la sede del partido, ubicada en la calle Casp de la capital catalana, había recibido una de estas garrafas. Pero los antisistema no hicieron ninguna mención en las redes sociales sobre lo ocurrido. Pasaron de puntillas sobre el suceso mientras en Twitter se limitaban a apoyar a los miembros de los CDR detenidos y a ser el altavoz de otras protestas y manifestaciones.

Paluzie (ANC): “Broma de mal gusto”

Sí respondió a este medio la ANC, cuya presidenta, Elisenda Paluzie, también trató de quitar hierro a lo que definió como “broma de mal gusto”. En una comparecencia pública, la dirigente hizo hincapié en el carácter “pacífico” del movimiento independentista.

Las fuentes consultadas de la entidad remitieron a las palabras de su líder y añadieron que “no se ha querido dar más repercusión, como no se ha hecho en otras ocasiones en las que han aparecido pintadas y pegatinas en la sede”. Tampoco se atrevieron a buscar culpables. Las investigaciones siguen su curso.

Destacadas en Política