Menú Buscar
Jordi Turull (i), Artur Mas y Marta Pascal (d), coordinadora de PDeCAT en los pasillos del Parlamento catalán / EFE

Dirigentes de PDECat, desesperados, se aferran al cargo y exigen renovar el pacto con ERC

El sector liderado por Jordi Turull y Miquel Buch apuesta por una alianza poselectoral con los republicanos que la ejecutiva de Pascal y Bonvehí no ve clara

4 min

¿Renovar los votos con ERC o hacer la travesía del desierto? Esta es la decisión que deberá tomar PDECat tras unas hipotéticas elecciones catalanas consiguientes a un fallido referéndum. A estas alturas, se da por hecho que no habrá reedición de Junts pel Sí, por lo que las alianzas independentistas se ceñirán al escenario poselectoral. La ejecutiva de PDECat no piensa ponerle las cosas fáciles a Oriol Junqueras si, como dicen las encuestas, ganan las elecciones. Sin embargo, un sector de la nueva Convergència presiona para renovar la alianza con los republicanos.

Para PDECat, los sucesos ocurridos en Manresa (Barcelona), donde supuestamente dos concejales de ERC grabaron una conversación “autonomista” del dirigente convergente David Bonvehí, confirman las sospechas de “deslealtad” de sus socios de gobierno. Sospechas que se arrastran desde hace meses, pero que ha agudizado la proximidad de un referéndum que pone a prueba el independentismo de ambas formaciones.

Perfiles diferentes

Por ello, los nuevos convergentes, tal como avanzó Crónica Global, marcan perfil ideológico y prelectoral frente a los republicanos. Esa postura se traducirá en más votaciones por separado en el Parlamento catalán, pero también, en la estrategia de alianzas poselectoral que PDECat deberá determinar si, como es previsible, fracasa el referéndum y hay elecciones este otoño.

Mientras la ejecutiva de la nueva CDC está dispuesta a vender caro su apoyo a ERC, ganadora en los sondeos de intención de voto, un sector del partido reclama que se renueve la alianza con los republicanos. “Muchos cuadros convergentes dependen de ello”, afirman estos dirigentes, afines a Moment Zero. Esta plataforma cuenta entre sus miembros más conocidos con el actual presidente del grupo parlamentario, Jordi Turull; el presidente de la Asociación de Municipios de Cataluña (AMC) y alcalde de Premià de Mar (Barcelona), Miquel Buch, y la líder de PDECat en el Ayuntamiento de Barcelona, Mercè Homs.

Los grandes damnificados

Se da la circunstancia de que Turull y Buch fueron los grandes damnificados de la refundación de CDC. El primero estaba llamado a ser secretario general y el segundo, secretario de organización. De la postura de Moment Zero da cuenta los recientes actos mediáticos que han organizado y que simbolizan su apuesta por el actual statu quo. Esta corriente ha organizado una serie de conferencias a dúo: Carles Puigdemont (PDECat) y Anna Gabriel (CUP), Oriol Junqueras (ERC) y Xavier Sala i Martin (economista próximo a PDECat), y Carme Forcadell (presidenta del Parlament, exconcejal de ERC) y Lluís Llach (diputado independiente de JxSí).

La ejecutiva de PDECat que hoy encabezan Marta Pascal y David Bonvehí no tiene tan claro que el partido tenga que renovar sus votos con ERC si, tras unas hipotéticas elecciones, consiguen una segunda posición y son decisivos para formar Gobierno. “A Junqueras le aterra tener que gobernar con los comunes, por lo que a la mínima que pueda, intentará repetir pacto con PDECat”, aseguran a este medio fuentes parlamentarias. Y es que, para la ejecutiva convergente, no resultaría tan traumático pasar su travesía del desierto, esto es, volver a la oposición, rearmarse orgánicamente y proceder a una verdadera renovación que la permanencia de la vieja guardia --Artur Mas, Francesc Homs-- ha frustrado.