Menú Buscar
Roger Torrent, presidente del Parlament / EFE

El Parlament, de nuevo partido en dos, apoya la investidura de Puigdemont

Los independentistas aplican el rodillo y fuerzan que la Cámara pida la liberación de los políticos presos, con el rechazo de los comunes, PSC, Cs y PP

7 min

De nuevo, un Parlament dividido en dos. Tal como ha venido ocurriendo en las sesiones durante el procés secesionista, Junts per Catalunya, ERC y CUP han aplicado su rodillo, en este caso para aprobar dos resoluciones, una a favor de la liberación de los políticos presos y del derecho de Carles Puigdemont y Jordi Turull a ser investido, y otra sobre el cumplimiento de las medidas cautelares acordadas por el Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre los derechos políticos de Jordi Sànchez. Los comunes, PSC, PP y Ciudadanos han votado en contra.

La votación se ha producido después de las intervenciones de los grupos parlamentarios. Los independentistas se sienten reforzados por los crecientes apoyos internacionales que, aseguran, han recibido en los últimos días. Gemma Geis, diputada de Junts per Catalunya, ha defendido la propuesta de resolución invocando la decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU de admitir a trámite la demanda del expresidente contra la "vulneración" de sus derechos políticos en España. Geis acusa al Estado de no respetar los resultados de las elecciones del 21D.

"El antidrmocrático bloque del 155"

En la misma línea, la diputada de ERC, Anna Caula, ha acusado al Estado de negar derechos básicos que “nos pone en peligro a todos”. Ha denunciado el encarcelamiento y el “exilio” de los dirigentes independentistas. Ha arremetido contra la postura ”antidemocrática” de lo que ha llamado “bloque del 155”. Afirma que “gota a gota”, España pierde su credibilidad.

Carles Riera, portavoz de la CUP, ha criticado que, hasta ahora, Junts per Catalunya y ERC hayan retirado candidatos, reafirmando así su apuesta por Puigdemont. Por ello ha aplaudido que los neoconvergentes hayan pedido la delegación del voto a la Mesa, aunque, finalmente, no ha sido aceptada por el presidente del Parlament, Roger Torrent. Riera ha hablado de “terrorismo del Estado” contra el independentismo.

Ciudadanos: "Es una barbaridad"

En el turno de los grupos de la oposición, la líder catalana de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha intervenido desde su escaño, porque “este pleno no es normal, pues se pretende votar una barbaridad”. Ha recordado las palabras de Torrent en su discurso institucional del pasado domingo, en el que aseguró que ningún juez puede encarcelar al presidente de la Generalitat.

“Detrás de este procés hay un deseo de impunidad, comenzó con la corrupcion y ahora se extiende a otros delitos”, ha dicho Arrimadas, quien ha augurado una hipotética “república no democrática de Cataluña”.

PSC: "Hay sedes políticas vandalizadas"

Por parte del PSC-Unit per Avançar, Ferran Pedret, ha rechazado la pretensión de las tres formaciones independentistas de que el Parlament se pronuncie a favor de la liberación de los presos políticos preventivos. “Nosotros les queremos libres, pero no será por las veces que advertimos de las consecuencias de chocar contra un muro. Ahora hay que decidir si se mantiene la política de conflicto o se recomponen los consenso básicos. De las intervenciones que me han precedido, no parece que vayamos por este camino”, ha dicho Pedret.

Ha ofrecido “empatía” respecto al sufrimiento por la situación de encarcelamiento de los líderes separatistas, pero “también les pido un esfuerzo de empatía hacia los simpatizantes y miembros de nuestro partido, que ven cómo sus sedes son vandalizadas, son señalados en plenos municipales y se difunden sus domicilios particulares. Harían bien en denunciar en el Parlament los ataques a las sedes políticas”.

'Comunes': "Están muy cerca de caer en el abismo"

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, ha lamentado que se haya agravado la situación, con más encarcelados y más tensión, pero ha reprochado a los independentistas quieran volver a la casilla de salida, es decir, investir a Puigdemont. “¿Y después qué? ¿Más encarcelados de la Mesa del Parlament?””, se ha preguntado.

“Nos encontrarán en un bloque democrático y transversal. Estamos lejos de ellos, pero muy cerca de caer en el abismo”, ha avisado, tras recordar las llamadas a esos consensos amplios del líder del PSC, Miquel Iceta. “Demos un paso atrás para poder avanzar”, ha dicho Domènech, quien propone un gobierno de independientes transversal, limitado en el tiempo.

PP: "Alientan el conflicto social"

El presidente del PPC, Xavier García Albiol, ha calificado de “error” el pleno porque “no aporta nada y solo ayuda enquistar más el problema”. Cree que las propuestas de resolución eterniza el “desafío al Estado” y “alentar el conflicto social. La gasolina de los incidentes en la calle es la mala gestión de los independentistas”.

Albiol ha asegurado que los líderes secesionistas no están en la cárcel por su ideología, sino por “dar un golpe de Estado, en el caso de Puigdemont, o de incitar a la rebelión encima de un coche policial, en el caso de Sànchez”.