Menú Buscar
El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto

El ‘número dos’ de Zoido culpa al Govern de buscar el "choque violento" en el 1-O

El exsecretario de Estado de Seguridad acusa a los Mossos de "no querer evitar el referéndum" y declinar la opción de que se celebrara en plazas públicas para no incumplir el mandato judicial

04.03.2019 12:08 h.
7 min

El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto ha acusado al Govern y a la cúpula de los Mossos de tener una “actitud de poca colaboración” para evitar los “choques violentos” entre las fuerzas de seguridad y los ciudadanos de a pie durante la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017.

Nieto, quien ha dicho que tuvo "intervención muy activa" en la decisión de desplazar 6.000 policías y agentes de Guardias Civil a Cataluña, ha explicado que durante la Junta de Seguridad se estudió de la posibilidad de que la votación se efectuara en plazas de los municipios, pero que el Govern rechazó esta opción, forzando la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil para evitar que se “cometiera una acción ilícita”.

No contradecir del mandato judicial

“En ningún momento hubo el más minimo gesto de apertura a un diálogo real. No hubo margen para que se pudiera hacer ningún planteamiento. Parte de esa manifestación de fuerza [de la ciudadanía] podía ser que se simulara en plazas o en lugares abiertos, donde no se fuese en contra del mandato judicial”, ha explicado sobre una suerte de votación si validez legal ni respaldo de las instituciones.

En estas reuniones de la Junta de Seguridad asistían los mandos de la policía autonómica, miembros del Govern y sus homólogos del Gobierno central. El exmayor de los Mossos Josep Lluís Trapero dejó de ir a las reuniones, según Nieto, y mandó a un subalterno a los encuentros.

“El uso de la fuerza fue el mínimo”

De acuerdo con el número dos del exministro del Interior Juan Ignacio Zoido, “el uso de la fuerza fue el mínimo imprescindible” para atajar la votación tumbada por el Tribunal Constitucional.

“Lo normal que es que la policia actúe cuando se comete un delito. En este caso, a quien se veía que estaba haciendo algo malo era la policía hacía que cumpliera la legalidad. Crearon una realidad paralela, convirtieron en noticia que el perro muerde al hombre”, ha abundado.

“Legalidad paralela”

Esta “realidad paralela” que para algunos miembros del Govern amparaba una supuesta “legalidad paralela” fue uno de los motivos para que el exsecretario de Estado de Seguridad considerara que se podían producir situaciones de violencia durante el 1-O “como las del 20 de septiembre” delante la Consellería de Economía. El 20S fue "el punto de inflexión", ha añadido, al ver que el exconseller del Interior Joaquim Forn tuvo una versión de los hechos opuesta a las de la Guardia Civil y Policía Nacional, al enviar una carta sobre la concentración "pacífica".

Nieto ha afirmado que durante las reuniones de la Junta de Seguridad, los Mossos se apoyaban en el argumento de que “una parte de la población entendía que la ley era lo que se había aprobado al Parlament”. Y ha remachado que “es algo que resulta absurdo”: “Yo tengo obligación de cumplir la ley, no lo que algunas personas entiendan. Nos daba la sensación de que cumplir la ley es lo que no se quería hacer desde la Generalitat”.

Llamamiento de los medios

Y es que uno de los argumentos más repetidos por Nieto ha sido el “llamamiento” desde los medios para que ciudadanos “de buena fe” se concentraran donde estaban los agentes de la Policía y la Guardia Civil. “El uso de la fuerza fue el mínimo imprescindible. La presión mediática y de personas en el que se trabajaba era muy compleja, y hay que valorar la labor que hicieron las fuerzas de seguridad”, ha insistido.

No obstante, también ha hablado de que “hubo personas que no actuaron de buena fe” y mantuvieron “un actitud de frontalidad" con los guardia civiles y policías que actuaron en esos colegios: “Se produjeron choques contra policías, hubo agresiones contra la Guardia civil y la Policía Nacional. Recibieron golpes, lanzamiento de adoquines, vallas… Un número importante de agentes estuvieron lesionados”.

El papel de Trapero

Nieto ha afirmado que el exmayor de los Mossos de Esquadra mostró “poca colaboración” y que ya anticipó que no actuarían ante la presencia de personas mayores y niños en los centros electorales: “Cuando Trapero nos dijo que no actuarían si había niños o personas mayores supimos cuál iba a ser la excusa”, ha dicho.

El número dos de Zoido ha indicado que el nombramiento del coronel Pérez de los Cobos como coordinador de todas las fuerzas policiales que, en cumplimiento de una orden judicial, debían evitar el referéndum "fue mal recibido por los Mossos d'Esquadra". El entonces mayor de los Mossos "dijo verbalmente que no estaba de acuerdo".

Ante la pregunta del Fiscal Javier Zaragoza de si a partir de ese nombramiento empezaron “a notar la reticencia de los Mossos” a colaborar, Nieto ha confirmado que no tenía “constancia de que los Mossos mostraran el más mínimo interés en coordinarse para evitar el referéndum”. Posteriormente, ha sostenido que si los Mossos se hubieran implicado en el cumplimiento de la legalidad, "el referéndum se habría desconvocado".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información