Menú Buscar
El jurista López Tena dice que han mentido en el Supremo usando su nombre

López Tena: "De Gispert, Benach y Forcadell han mentido en el Supremo utilizando mi nombre"

El jurista asegura que la "sentencia no está escrita", y que tampoco son "presos políticos"

01.03.2019 00:00 h.
14 min

Alfons López Tena (Sagunt, 1957), fue miembro del Consejo General del Poder Judicial. Después de una breve experiencia como diputado en el Parlament con Solidaritat Catalana per la Independencia, se ha convertido en el azote del procés. Dice que los acusados en el Tribunal Supremo se creen que están "en un confesionario", y asegura que "tampoco se publicó en el BOE el golpe de Estado de Antonio Tejero" en 1981.

--Pregunta. Su nombre ha salido en el juicio a propósito de una propuesta de ley de referéndum en 2010 que Ernest Benach rechazó, dice, por “motivos formales”.

--Miente. Y está documentado. Una serie de personas presentamos un referéndum de iniciativa popular conforme a la ley de referéndums que se había aprobado durante el gobierno de Montilla. Inicialmente, la mesa lo admitió a trámite, se envío al Consejo de Garantías Estatutarias y éste hizo un informe negativo. El informe volvió a la mesa y lo rechazaron. Pero por cuestiones de fondo.

Después del informe del Consejo de Garantías Estatutarias, presentamos una Iniciativa Legislativa Popular (IPL) con el mismo objetivo, acorde a la Ley para que la Mesa la aceptara a trámite. Ninguna de las dos fueron rechazadas por motivos formales. El señor Benach está mintiendo cuando lo dice. Y está mintiendo en sede judicial y como testigo cuya obligación es decir la verdad. Puede equivocarse o recordar mal los datos, pero lo que no puede es mentir.

--Posteriormente, Benach ha dicho que el Parlament “no tenía las competencias”. ¿Es así?

--Nuestra iniciativa era plenamente constitucional. Y el rechazo fue porque la pregunta en un referéndum era para si la ciudadanía autorizaba a la Generalitat a tomar las iniciativas necesarias para que Cataluña se conviertiera en un Estado independiente. Y en la memoria decíamos expresamente que estas iniciativas necesarias eran la capacidad de promover una reforma constitucional. El Consejo de Garantías Estatutarias dijo que esta especificación de reforma constitucional debía estar expresamente en la pregunta; no solamente en la memoria. Consideraron que decir solo iniciativas necesarias era ambiguo.

--¿Y entonces que pasó con la iniciativa?

--Al Parlament no le interesó, pese a que era plenamente constitucional. No la admitieron a trámite y así rechazaron que se recogieran firmas. La cuestión política de fondo era que ERC quería hacer otro tripartito y CDC quería hacerlo todo con el PP, como ocurrió en la primera legislatura de Mas. Después de las consultas populares, no les interesaba encontrarse una recogida de firmas para que el Parlament tirara adelante un referéndum. Era por conveniencia política. Mataron el tema porque políticamente les incomodaba. Pero en ningún momento hubo un problema de formalidad.

--¿Benach votó a favor de la iniciativa legislativa la primera vez que entró en la Mesa?

--Sí, votó a favor la primera vez junto a CiU e ICV, y la segunda vez votó también a favor, en contra de toda la Mesa. Creo que no se ha preparado bien para el juicio o es frivolidad. O directamente miente a conciencia. Benach, Forcadell y Núria de Gispert están mintiendo en el Supremo, y como jurista me resulta muy ofensivo. Además, mienten utilizando mi nombre.

--Esta vez el Consejo de Garantías Estatutarias también recomendó a Forcadell no admitir a trámite las leyes de desconexión y, sin embargo, siguió adelante con ellas.

--Vuelve a ser por pura conveniencia política. En aquel momento entendieron que el rechazo del Consejo de Garantías Estatutarias era vinculante y ahora que no. Solo responden a su conveniencia política.

--¿Son presos políticos?

--En absoluto. No se les está juzgando por sus ideas, sino por sus hechos. Ni Amnistía Internacional ni ninguna entidad ha reconocido el carácter de presos políticos. Ellos son perseguidos por sus acciones presumiblemente delictivas, no por sus ideas. De hecho, en el juicio todos ellos se reafirman en sus ideas y todos ellos abjuran de sus actos. Eso significa que se les juzga por sus actos.

--Dicen que la DUI fue solo política porque no salió publicado en el DOGC.

--El golpe de Estado de Tejero tampoco salió en el BOE.

--¿Lo ve como un golpe de Estado?

--No fue un golpe de Estado. Siempre he dicho que iban de farol. La expresión “golpe de Estado” es solo propaganda, como existen otros tipos de propaganda.

--¿Tiene consecuencias jurídicas lo que hicieron?

--No voy a hacer un juicio paralelo. Yo siempre he dicho que iban de farol porque el objetivo no era la independencia, sino forzar la negociación con el Estado. Y es lo que están reconociendo ahora en el Supremo. Utilizaban la independencia como chantaje para que el Estado les diera más dinero, recursos y competencias.

--Por lo que ha transcencido en el juicio parece que es difícil de sostener la rebelión y la sedición.

--Se tiene que ver. Pero la desobediencia es palmaria, ya que hay una resolución del Tribunal Constitucional diciendo que no hagan una cosa y ellos la hacen. Ahora hay que ver si esta desobediencia es punible o no. Es decir, si hay razones justificadas para desobedecer o no.

Por lo que respecta a la rebelión y sedición, de momento, solo hemos visto la versión de los acusados.

--¿Cree que la sentencia ya está escrita?

--En absoluto. A muchos de ellos les conozco y voté a favor de ellos cuando estaba en el Consejo General del Poder Judicial. Son magistrados de primer nivel, con una carrera consolidada y es un insulto decir que la sentencia está escrita.

Alfons López Tena, con los papeles de sus dos propuestas de referéndum que Benach rechazó

Alfons López Tena, con los papeles de sus dos propuestas de referéndum que Benach rechazó

--¿Hay que cambiar el Código Penal para adaptarlo a las nuevas formas --más allá de las armas-- de intentar subvertir el orden constitucional?

--No es necesario. Las leyes de desconexión eran inconstitucionales y contrarias al Estatuto de autonomía precisamente porque establecían un contenido por el cual la Generalitat no tenía competencias. En segundo lugar, su contenido era el de establecer una dictadura, algo que se olvida. Era un contenido donde no había ninguna independencia del poder judicial y en la que el Parlament delegaba en el presidente la facultad legislativa. De forma que todo lo que fuera el desarrollo de aquella ley, el presidente podía legislar por decreto. Todo lo que hiciera con estos decretos que tenían capacidad legislativa, porque el Parlamento le delegaba la capacidad de hacer leyes, era como lo que tenía Franco, que podía remitir leyes personalmente.

--¿La república catalana hubiera sido como el franquismo?

--En este sentido sí. El jefe de Estado tiene la capacidad de dictar normas con rango de ley. Algo que ni siquiera Franco se atrevió a establecer, solo Hitler, es que estos decretos con fuerza de ley no se pudieran recurrir ante los tribunales. Esto lo decían las leyes de desconexión. Iban a establecer un régimen autoritario. Como Erdogan y Putin. Ni siquiera Orbán se ha atrevido a tanto.

--El exletrado mayor del Parlament dice que se ha responsabilizado mucho a Forcadell desde los partidos. ¿Fue para perjudicarla?

--No estoy de acuerdo. Ella tiene la misma responsabilidad que el resto. Lo que se hizo con ella fue premiarle el haber sido la presidenta de la ANC al servicio de ERC y CDC. Cuando surgieron las consultas populares, ERC y CDC se asustaron porque no lo controlaban. ERC y CDC hicieron todo lo posible para que las consultas fracasaran. Entonces cogieron la ANC, que entonces era una entidad mínima, y la promovieron y la lanzaron para encauzar a esta gente, como Forcadell, hacia iniciativas y festejos al servicio de los partidos. Y Forcadell se prestó a ello y la premiaron.

--Siempre dicen que no reciben subvenciones...

--Esto no es cierto. Hay muchas maneras de subvencionar. A veces de forma indirecta, a través de organizar el centenario de un poeta o pagando un estudio. Es como cuando Zaplana pagó por “asesoramiento verbal” a José Luís Olivas. Hay mil maneras. Pero más que el dinero fue la promoción permanente. Los americanos le llaman gongo, que es una organización no gubernamental organizada por el Gobierno.

--¿Qué le han parecido las declaraciones de los acusados?

--Creo que se piensan que están ante un confesionario, y que están respondiendo por pecados. Debe ser la influencia de los que son tan católicos, como Junqueras, Forn, Rull... Ahora Cuixart que se ha casado por la Iglesia con tres curas. Aquí no se habla de intenciones. En derecho penal la intención es irrelevante. No se juzgan sus ideas ni sus intenciones, sino si lo han hecho o no lo han hecho. Y en el caso de haberlo hecho qué circunstancias fácticas les puedan eximir de su responsabilidad. Sus intenciones que se las cuenten a mosén Junqueras, aunque Junqueras ya desprecia a sus compañeros y se sienta en otro sitio... Que se dediquen a confesar sus pecados y a absolverse unos a otros si esto les satisface. Pero un Estado de derecho no son estas ridiculeces. Que se lo cuenten a su clérigo, o a su mosén o al abad de Montserrat entre actos de pederastía y pederastía de los curas estos que tienen.

--Cuixart ya no habla de independencia, sino de derechos fundamentales. ¿Se allana el terreno a un nuevo tripartito?

--Nunca hablaron de independencia. Recuerda que primero era Estado propio y a partir de un momento determinado es “república”. ¿República de qué? Tardá hace dos días dijo que su objetivo era conseguir la tercera república española. No se trata de independencia, sino de otra cosa. Y por eso hablan de Gandhi, Mandela, Rosa Parks...

--Entonces, ¿engañan a sus votantes?

--No es cierto. Sus votantes quieren esto. Hay una mitad de catalanes en contra de la independencia, y otra mitad que la desea pero no la quiere. No es que no estén dispuestos a pagar el precio, es que lo que quieren es otra cosa: la superioridad moral de la víctima. Sentirse que son los buenos y de que los persiguen. Es una adicción al victimismo. Ya lo dijo Mas el otro día ante el Supremo, lo importante no es Ítaca sino el camino. Ni ellos ni sus votantes tienen un objetivo, sino que lo que quieren es sentirse satisfechos moralmente en un camino inacabable. Eso es lo que les da sentido a su vida, cohesión, identidad y capacidad de resistencia.

--¿Y esto tiene solución?

--No la tiene. Si no, me dedicaría a ello. Cuando pensaba que tenía solución lo intenté, pero ya no.