Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El ministro de Sanidad, Salvador Illa / EFE

Illa advierte de que "la situación es preocupante" y augura nuevas medidas de contención

El ministro de Sanidad mantiene que la vacuna llegará entre finales de año y principios de 2021, y cinco meses después prevé "cierta normalidad"

3 min

"La situación es preocupante". Así se ha manifestado este viernes Salvador Illa sobre el inicio de la llamada segunda ola de la pandemia. El ministro de Sanidad ha augurado nuevas medidas de contención durante las próximas semanas o meses para frenar los contagios, aunque ha subrayado que la situación no guarda parecido con la del pasado marzo, al inicio de la crisis sanitaria.

Además, el titular de Sanidad ha mantenido la previsión que avanzó semanas atrás, y es que asegura que la vacuna contra el Covid-19 llegará entre finales de este año y principios de 2021. Tras ella, en "cinco o seis meses", ha augurado Illa, se podría tener "cierta normalidad", en el conjunto del país, coincidiendo con el periodo estival. Además, los primeros en recibirla serán los colectivos de riesgo frente a la enfermedad.

"Meses complicados"

Eso sí, a pesar de marcar un "horizonte" de medio año, el ministro ha advertido de que serán "meses complicados", y ha subrayado que la pandemia es "un ejercicio de solidaridad forzada" en el que deberán tomarse "medidas quirúrgicas de corta duración" --como el cierre de bares y restaurantes en Cataluña durante 15 días-- para frenar los contagios. "No podemos descartar ese escenario. Hay un virus entre nosotros, y habrá que hacerlo periódicamente, según su evolución", ha señalado Illa, quien también ha pedido "confianza en los responsables de cada comunidad autónoma".

Respecto a posibles restricciones durante las celebraciones navideñas, el ministro ha advertido de que "no será una Navidad normal. Eso no quiere decir que no se pueda vivir con intensidad, pero de forma diferente. Las previsiones nos indican que en diciembre esto no habrá acabado", ha señalado, pese a que se ha negado a anticipar si los encuentros seguirán limitados a un número reducido de personas.