Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alexander Golovín, polémico fichaje de la Consejería de Investigación y Universidades / TV3

Alexander Golovín, asesor de Universidades del Govern durante 72 horas

El polémico fichaje de la consejera Gemma Geis, de 22 años y sin ninguna carrera acabada, renuncia a un cargo retribuido con 60.000 euros anuales

3 min

La polémica por el nombramiento de un joven liberal, de 22 años y sin ninguna carrera acabada como asesor de la Consejería de Investigación y Universidades de la Generalitat, un cargo retribuido con 60.000 euros anuales, se ha saldado con su dimisión tres días después de su anuncio. El departamento liderado por Gemma Geis ha querido aplacar las críticas y ha anunciado este miércoles que Alexànder Golovín Sivera se va por petición propia.

Durante menos de 72 horas, Golovín ha sido asesor especial en materia de políticas estratégicas del Govern. La consejería ha explicado en un comunicado que el excargo ha renunciado a su puesto por "las acusaciones graves y falsas" que se le han hecho en los últimas días.

Tres días en el cargo

Desde su nombramiento el pasado lunes varios usuarios de redes sociales y columnistas lo han acusado de tener poca cualificación para el cargo, con el argumento de que tiene 22 años y no ha terminado la carrera.

El exasesor es tertuliano de varios medios, ponente de la Sección de Estudios Políticos del Ateneu Barcelonès y hasta ahora dirigía los Programas del Institut Ostrom, el think tank liberal que ha sido consultado por la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para desarrollar las propuestas de su gobierno en materia fiscal.

Sin titulación universitaria

A pesar de recibir una avalancha de críticas en redes sociales, Golovín también ha tenido defensores, que argumentaban que tener un diploma no hace más apta a la persona. Es el caso de una de sus compañeras en el Ateneu, Montserrat Dameson, que tuiteó: "Un título universitario no te hace más ni menos válido que nadie excepto cuando lo decís vosotros".

Sin embargo, este tipo de publicaciones solo sirvieron para generar más burlas entre muchos internautas, que recordaban que Golovín ha empezado varias carreras sin terminar ninguna y que en su caso sí hubiera sido útil tener diploma teniendo en cuenta que asesoraba a la Consejería de Universidades.