Menú Buscar
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero / EP

El Gobierno rechaza la cifra de muertes por coronavirus que ahora maneja la Generalitat

María Jesús Montero acusa al Govern de "intentar confundir" y crear "desconfianza" con el número de fallecidos por la pandemia

4 min

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha rechazado este jueves los datos proporcionados por la Generalitat sobre la cifra de muertos por coronavirus en Cataluña, muy superiores a las números oficiales del Ministerio de Salud.

Montero ha acusado de "intentar confundir" con las cifras de muertos por la pandemia y crear "desconfianza" tanto al Govern como a la Comunidad de Madrid, las dos comunidades autónomas con más fallecidos por la enfermedad del Covid-19.

De hecho, el lunes las muertes por coronavirus en las residencias de ancianos de Cataluña suponían el 52% del total de la comunidad. Con las cifras de la noche del miércoles, la proporción baja al 25% o al 33%, en función de si se incluye los fallecimientos en centros sociosanitarios o no. Los decesos domiciliarios diagnosticados también quedan fuera del cómputo de ancianos.

La nueva cifra de la Generalitat

La Generalitat de Cataluña ha presentado esta mañana un nuevo recuento en el que ha incluido los datos que le han aportado las funerarias, ya no recogen los datos entregados por las residencias, y que han disparado la cifra de catalanes fallecidos a más de 7.000, casi el doble de los reconocidos en el recuento oficial del Gobierno.

Debido a esta información, Montero ha querido mandar un "mensaje de absoluta rigurosidad y seriedad" y ha advertido de que "cualquier intento de confundir a la ciudadanía, a la opinión pública, no aporta luz y provoca sensación de desconfianza o de que no todas las administraciones públicas están cumpliendo con su obligación de rendir datos y de que estos sean de calidad".

El Gobierno dicta los casos

La portavoz del Gobierno ha defendido que los únicos datos "fehacientes" son los del Ministerio de Sanidad, que se rigen en base a los criterios marcados por la Organización Mundial de la Salud. Por ello, ha hecho un llamamiento para que "no se especule" con cuestiones que "son muy serias y tienen que ver con el sufrimiento de los ciudadanos".

En este contexto, Montero ha pedido que se sigan las recomendaciones de la definición de caso, que es lo que permite realizar las comparativas con los países de nuestro entorno. "Este tema hay que tratarlo con absoluto rigor y teniendo en cuenta lo que piden los organismos internacionales para que la información sea homogénea".

Tal y como ha repetido en numerosas ocasiones el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la definición de "caso" es la que cuenta con un diagnóstico positivo en coronavirus. 

Una de cal, otra de arena

La portavoz afirma que si cada país utilizara un criterio distinto no se podría "aprender de las buenas prácticas" de otros para hacer frente al virus. Pero sí ha dejado la puerta abierta a que, una vez que finalice la pandemia, se valoren otros indicadores relacionados con la enfermedad y que en el primer momento de control no se han tenido en cuenta.

No obstante, la ministra ha insistido en la necesidad de coordinación con las comunidades autónomas para dar un mensaje de transparencia y no dar la "falsa apariencia" de que la información del Gobierno, que se nutre de las que le proporcionan las regiones, no sea apta para la toma de decisiones.