Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'conseller' de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, en el Parlament / EUROPA PRESS

La Generalitat dice ahora que "nadie estaba preparado para una epidemia como esta"

El 'conseller' El Homrani aduce que lo ocurrido en Cataluña "ha pasado en todos los países" pero, al igual que Torra, acusa al Gobierno por su "infrafinanciación"

4 min

Después de haberse pasado los últimos meses, y hasta el día de hoy, culpando a España de buena parte de los males que el coronavirus ha causado en Cataluña, los dirigentes independentistas de la Generalitat dicen ahora, cuando el rebrote de la pandemia azota Lleida y depende en exclusiva de su propia gestión, que "nadie estaba preparado" para hacer frente a esta enfermedad.

Así lo ha asegurado este martes el conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Chakir El Homrani (ERC), quien ha reivindicado los esfuerzos realizados por su Govern y todo el sector de las residencias de ancianos en los últimos meses.

"Ha pasado en todos los países"

"El Covid-19 ha entrado en las residencias de Cataluña como lo ha hecho en las de todos los países", ha manifestado El Homrani durante su intervención en el debate sobre la gestión de las residencias, celebrado este martes en el Parlament a petición del PSC, Comuns, CUP y PP.

El conseller ha invitado a los partidos de la oposición a proponer alternativas al actual modelo residencial, que ha reconocido "fallido y con flaquezas", y ha pedido un debate sincero a los grupos y salir del pleno de este martes con compromisos de consenso.

También ha pedido disculpas por la situación vivida en los centros de ancianos, donde se han producido la mayor parte de fallecidos por la epidemia en Cataluña, y que dependen de la Generalitat: "Me quiero disculpar si alguien ha sentido que no hemos llegado, y si algunas personas se han sentido solas; hay que hacer una mirada autocrítica para dar mejor respuesta".

También culpa "al Estado"

Con todo, el Homrani se ha quejado de que las debilidades del sistema vienen de lejos --"lo hemos construido entre todos, lo hemos heredado", ha dicho-- y ha defendido que el Govern ha hecho esfuerzos por fortalecer un ámbito marcado, según él, por la falta de financiación, la atomización o la precariedad laboral, entre otros problemas.

En este sentido, ha asegurado que en los asilos se ha vivido "la irrupción de grandes operadores que a veces ponen el beneficio por delante de la calidad del servicio" y también que, en su opinión, el Estado ha incumplido sus compromisos de financiación al sector de la dependencia.

"El déficit de transferencias del Estado en servicios sociales en Cataluña es histórico y muy elevado", ha afirmado el conseller, que ha cifrado la deuda anual acumulada del Estado durante el período entre el 2008 y el 2019 en 3.649 millones de euros.

Defiende su gestión

El Homrani ha aprovechado su intervención para reivindicar las medidas que ha tomado el Govern en el ámbito de las residencias durante la epidemia del coronavirus, entre las que ha destacado compras de material de protección y de higiene por valor de 9,88 millones de euros.

También ha recordado que durante los peores momentos de la crisis se trasladó a más de 2.800 usuarios de las residencias a nuevos espacios seguros, que hubo que identificar y adaptar; y también que se hicieron 2.248 contratos y que se abrió una bolsa de trabajo con 4.000 personas inscritas.

Ha remarcado también que se activó a 277 profesionales de la atención domiciliaria como refuerzo y que éstos "cubrieron las bajas de trabajadores de las residencias, con más de 3.000 horas de apoyo"; y ha recordado la intervención de centros y desinfecciones llevadas a cabo por la Generalitat.