Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Gemma Montull, condenada por el caso Palau / EUROPA PRESS

Gemma Montull, sobre el caso Palau: "La sociedad no ganaría nada si entro en prisión"

La exdirectora financiera de la institución asegura que "los 11 años que han pasado desde que los Mossos lo registraron han sido una pesadilla"

3 min

La hija del exresponsable del Palau de la Música, Jordi Montull, y exdirectora financiera de la institución, Gemma Montull, ha defendido estar en libertad tras ser condenada a cuatro años de cárcel por el desfalco del Palau: "La sociedad no ganaría nada con que yo entrara en prisión".

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Montull asegura que se arrepiente de lo que pasó, pero que no se considera una ladrona, ni tampoco a su padre, y ha lamentado: "La gente se siente con derecho a insultarte y a humillarte".

La Audiencia Provincial de Barcelona suspendió el viernes 16 de octubre la pena de cárcel impuesta a Gemma Montull por un año de trabajos comunitarios y una cuota mensual de 500 euros durante 5 años.

"Un calvario"

Según Montull, los 11 años que han pasado desde que los Mossos d'Esquadra registraron el Palau han sido "una pesadilla, un calvario que cuesta de digerir y que cuesta de vivir".

Preguntada por si cree que debe pedir perdón, ha dicho literalmente que si es lo que corresponde lo debería hacer, y ha añadido sobre su actuación en el Palau: "Las circunstancias no me permitieron hacerlo de otra manera".

Llama "autoritario" a Millet

Montull ha calificado al exdirector del Palau Fèlix Millet --condenado a 9 años y 8 meses de prisión en la misma causa del expolio del Palau-- como una "persona muy autoritaria a la que no se le podía decir que no" y ha asegurado que los antiguos trabajadores del Palau podrían confirmarlo.

"De lo que Montull y Millet hacían o decían nadie se enteraba", ha explicado, y ha afirmado textualmente que cuando se enteró de determinadas prácticas se le cayó en mundo encima.

También ha asegurado que pensaba que el patrimonio de su padre nacía de su esfuerzo porque, en sus palabras, trabajaba mucho, y sostiene que en su casa tampoco entraban "sacos de dinero".