Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Efectivos del cuerpo de Mossos d'Esquadra patrullan los alrededores de la Sagrada Familia

La Fiscalía quiere precintar los colegios del 1-O

Romero de Tejada apuesta por un absoluto control de los puntos de votación y por ello pide incluso su desalojo antes del día 30

3 min

La Fiscalía ordenará a los Mossos d'Esquadra que precinten todos los eventuales puntos de votación para el referéndum y que desalojen a las personas (funcionarios, profesores) que puedan estar dentro de las instalaciones antes del sábado, 30 de septiembre. El fiscal jefe, José María Romero de Tejada, quiere que ese precinto se mantenga hasta las nueve de la noche del 1 de octubre.

Fuentes no oficiales, incluso, han comentado a este medio que la obcecación del fiscal con el blindaje de los colegios llega a tal extremo que se está estudiando la posibilidad de proponer a los Mossos que se instalen en su interior para evitar “ocupaciones previas a la fecha del referéndum”.

Colegios a cal y canto

Romero de Tejada exige “la vigilancia de la integridad del precinto” y que los Mossos avisen a la Fiscalía de las “rupturas de los precintos o accesos a los locales que eventualmente se produzcan”. “El citado precintado deberá ser visible y efectivo, utilizando materiales que garanticen la inviolabilidad del sellado y un cartel que advierta de la responsabilidad penal en la que se incurriría en caso de violentar el precinto”. [Leer aquí​].

A pesar de las medidas, si alguien las viola, "se procederá a la repetición […] del precintado de los locales y establecimientos y su desalojo, con identificación de las personas implicadas en la violación del precinto”. Además, recibirán órdenes de impedir la conformación de las mesas, citadas a las 7.30.

El fiscal, que parece estar actuando al margen del gabinete de coordinación que él mismo ha creado, exige a los Mossos que amplíen su vigilancia el tiempo que sea preciso. En concreto, las instrucciones dejan claro que “cuando el local previsto como punto de votación se halle en el interior de un edificio más amplio, el dispositivo desplegado deberá evitar igualmente que se intente producir la votación en otro lugar del mismo establecimiento o en sus inmediaciones hasta un radio de seguridad de 100 metros del local designado”.