Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet  / EP

Fèlix Millet entra en la cárcel por el 'caso Palau'

El expresidente de la institución ingresa en Brians 2 para cumplir 9 años y 8 años de condena por el desfalco

5 min

Fèlix Millet ha entrado este jueves en la prisión barcelonesa de Brians 2 para cumplir su condena de 9 años y 8 meses por el desfalco del Palau de la Música Catalana, casi once años después de que este caso de corrupción saliera a la luz con el primer registro policial de su sede.

El expresidente del Palau, de 85 años, ha ingresado en la cárcel en ambulancia y en el último día que tenía de plazo para hacerlo de forma voluntaria, al igual que el extesorero de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Daniel Osàcar, en su caso condenado a tres años y medio y multa de 3,7 millones de euros por las comisiones ilegales que el partido cobró de la constructora Ferrovial a través del Palau.

Múltiples delitos

Millet cumplirá fue sentenciado por su papel en el saqueo de la institución musical entre 2000 y 2009 por cuatro delitos distintos de malversación y apropiación indebida, tráfico de influencias, blanqueo de capitales y delito contra la Hacienda Pública.

Desde el pasado lunes también se encuentra en este mismo centro penitenciario el exnúmero 2 de Millet en la época, Jordi Montull --en su caso, a siete años y medio--, después de que el Tribunal Supremo (TS) confirmara la sentencia del caso Palau, que ahora es firme, y que condenara a un total de 12 personas a penas de entre ocho meses y nueve años y ocho meses de prisión. La entidad musical cifró el saqueo cometido en 23 millones de euros.

Comisiones ilegales a través de obra pública

Tras un juicio de cuatro meses y medio, con 16 acusados y una cincuentena de sesiones, el tribunal reconoció la utilización del Palau de la Música entre los años 2000 y 2009 como parte de un "entramado que permitía el cobro de comisiones ilegales a través de obra pública". Y considera probado que Millet y Montull cometieron tráfico de influencias para obtener ganancias.

El entramado puesto en marcha "permitió el destino ilegal de más de 23 millones, el desvío para fines privados de cantidades millonarias, el pago de comisiones a CDC, el pago de facturas por servicios no prestados, la presentación de recibos por pagos no correspondientes" y fraude a Hacienda.

Pidieron el indulto

Tanto Millet como Osàcar han pedido el indulto, aunque la Audiencia de Barcelona les ha denegado suspender el ingreso en la cárcel hasta que se les tramite la petición a ambos, en contra de lo que deseaban.

La Audiencia emitió la desestimación de Millet el pasado 17 de junio, en un auto donde los magistrados relataban que la Fiscalía, la Abogacía del Estado y el resto de acusaciones se oponían a su petición. En este sentido, consideran que la edad y las enfermedades que alega Millet "no son un impedimento para su ingreso en prisión".

Al oponerse a suspender su entrada en prisión hasta resolver el indulto, la Fiscalía Anticorrupción destacó que al ser un delito grave cometido de forma continuada durante diez años, "supondría un absoluto desprecio a los intereses generales y al erario público" que no ingresaran ya.

En la enfermería

Al ingresar en prisión, Millet ha sido sometido por los funcionarios a un primer control de temperatura y a un registro. Posteriormente, los profesionales sanitarios le han visitado y, dando prevalencia a los criterios de salud, le han ingresado en la enfermería de la cárcel, al igual que hicieron el lunes con Jordi Montull y este jueves con Osàcar.

El reglamento penitenciario fija un máximo de cinco días para acabar el procedimiento de ingreso, y el equipo de tratamiento se entrevistará con el interno para decidir la inclusión en el grupo que corresponda.

La junta de tratamiento tiene un plazo de dos meses para hacer una propuesta de clasificación inicial, a partir del estudio del caso por un grupo multidisciplinar, que después resolverá el Servicio de Clasificación de la Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Consejería.