Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pancartas independentistas retiradas de los Ayuntamientos de Teià, Premià de Dalt y Tiana / SEGADORS DEL MARESME (FACEBOOK)

Un grupo de ciudadanos descuelga las pancartas independentistas de tres ayuntamientos barceloneses

Segadors del Maresme retira símbolos partidistas de apoyo a los políticos presos en las fachadas de los consistorios Teià, Premià de Dalt y Tiana

2 min

Las fachadas de los ayuntamientos de las localidades barcelonesas de Teià, Premià de Dalt y Tiana, han amanecido este jueves sin la simbología independentista que cubría parte de sus fachadas.

Las pancartas y lazos amarillos de apoyo a los políticos presos y fugados del procés colgadas por los dirigentes de estos tres municipios --así como otros en las calles de Alella-- han sido retiradas por una agrupación de ciudadanos denominada Segadors del Maresme, que se dedica a retirar este tipo de simbología partidista en la comarca.

"Los ayuntamientos no son suyos"

La acción ha sido publicitada en sus redes sociales, donde recuerdan a los mandatarios nacionalistas su deber de respetar la debida neutralidad de las instituciones públicas: "Recuerden: las casas de la vila [ayuntamientos] son de todos. Lean las sentencias y acátenlas. Limpien bien las localidades si quieren que nos visiten turistas. Las calles y edificios públicos no son suyos".

En otro pueblo vecino de esta misma área barcelonesa, el Ayuntamiento de Vilassar de Dalt está siendo investigado por presunta malversación por el gasto de dinero público para reponer pancartas de apoyo a los políticos presos, que habían sido retiradas de su fachada por ciudadanos anónomos a los que había denunciado por ello.

Mientras todo esto se produce, los dirigentes independentistas de la Generalitat han puesto en marcha una campaña publicitaria para atraer el turismo del resto de España con imágenes en la que, curiosamente, ocultan las esteladas, pancartas, lazos amarillos y la simbología política con las que tanto sus dirigentes como algunos de sus simpatizantes colocan en las instituciones públicas y las calles de numerosos municipios catalanes.