Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Maria Argimon, consejero catalán de Salud, que prometió que la salut mental sería una prioridad en Cataluña / EP

Cataluña contrata solo a 45 psicólogos tras decir que la salud mental es "prioritaria"

Malestar en el sector médico por la "irrisoria" petición de plazas de esta especialidad por parte de la Consejería de Salud

10 min

Cataluña fichará a tan solo 45 psicólogos clínicos para sumarse al servicio que se brinda en el territorio, una de las especialidades con menos recursos humanos. Ello, tras el anuncio del consejero de Salud, Josep Maria Argimon (JxCat), de que la salud mental era un reto "ineludible" y que por ello "sería prioridad" del equipo que encabeza cuando la pandemia del coronavirus remite. Es decir, cuando la urgencia sanitaria ya no tiene el foco en cómo se lucha contra el virus, sino con cómo se da respuesta a las consecuencias que deja la enfermedad. 

psicologos cataluna salud mental
Las plazas de psicólogo clínico para Cataluña en la FSE de 2022 / MSC

Lo denuncian fuentes del sector sanitario que alertan de la "irrisoria" oferta de plazas pactada entre el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Departamento catalán de Salud para el acceso a la formación sanitaria especializada (FSE) en 2022 y que se puede consultar en este enlace. Según los datos publicados, Cataluña recibirá estas 45 plazas de psicólogo clínico. Cabe tener en cuenta que es la única especialidad que puede prestar asistencia sanitaria en el sistema público. Son, pues, 45 especialistas para una región de 7,7 millones de personas, según los datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat). 

Argimon lo fijó como "prioridad"

Esta cifra ha generado malestar en el sector médico. Considera que las plazas acordadas son "totalmente insuficientes" para las necesidades actuales. Los facultativos alertan de que la incorporación de especialistas prevista "no casa en absoluto con el discurso oficial del Departamento de Salud", que en diversas ocasiones ha verbalizado que la atención a la salud mental era una "prioridad". Ello, cuando los equipos actuales ya son mínimos. 

En efecto, el equipo de Argimon ha mantenido en diversas ocasiones que el bienestar emocional de los catalanes sería prioridad. El consejero incluso lo verbalizó en el Parlament en julio, cuando anunció el fichaje de 150 psicólogos para todo el sistema el pasado otoño. En ese momento aseguró que la salud mental era una necesidad "ineludible" en la etapa de control del coronavirus por las consecuencias que se esperan de dos años de pandemia. Lo repitió en un desayuno en Madrid en octubre, cuando manifestó que este campo sería una "línea prioritaria de actuación" de su equipo. Fijó de nuevo la "prioridad" el 18 de octubre y lo repitió en un pleno monográfico del Parlament sobre este asunto en diciembre. Con todo, estos anuncios no se habrían materializado, tal y como se denuncia desde el sector. 

No hay dinero

¿A qué responde pues la oferta? Otros interlocutores del sector la atribuyen a que la "prioridad real" del Departamento de Salud es otra: la contención de la masa salarial, tanto en la red 100% pública del Instituto Catalán de Salud (ICS) como la concertada --donde los pagadores son las empresas que, a su vez, dependen de los conciertos con el Servicio Catalán de Salud (CatSalut)--. Cabe tener en cuenta que la negociación del convenio colectivo en este último ámbito de actividad se ha enrocado por el desacuerdo sobre mejoras salariales y contratación, tal y como explicó este medio. "Si la prioridad es presupuestaria, que lo digan y no levanten cortinas de humo con la salud mental", se quejan desde el estamento médico. 

De hecho, la controversia sobre los especialistas no es exclusiva de la psicología clínica. Se extiende a otros terrenos, como en los médicos de familia, y por el mismo motivo: el sector alerta de que para brindar un servicio con una calidad óptima se necesitan más manos y las plazas que se crean son pocas. Salud y sindicatos como el mayoritario Metges de Catalunya han chocado por los anuncios de planes de refuerzo de la atención primaria en Cataluña. 

¿Quién es psicólogo en la pública?

El desacuerdo entre la consejería y la parte social sobre plazas de facultativo especialista ya ha vivido capítulos anteriores. Y, precisamente, con la especialidad de psicología en el centro. Cuando Argimon anunció que se contrataría a 150 médicos con este título para la red pública en el Parlament y que tenía previsto movilizar 80 millones de euros para este fin, la propia Metges de Catalunya alertó de que la Consejería no cumpliría con su promesa. Indicó que se ficharía a profesionales con un máster en Psicología General Sanitaria, una formación que permite realizar "labores superficiales" en esta actividad sanitaria, pero no encargarse de la cartera pública de servicios. Es decir, se mantendría el colapso del servicio. 

Varios pacientes en la sala de espera de un centro de atención primaria de Figueres (Girona) / Glòria Sánchez (EP)
Pacientes en un centro de atención primaria de Figueres (Girona) / EP

Para ello, la organización que pilota Xavier Lleonart recordó que se necesitan a profesionales válidos para el sistema 100% público y el concertado y que eso implicaba buscar más recursos. El plan que ha ejecutado Salut es beneficioso para las arcas del departamento, pues la retribución de estos especialistas es menor que la de los psicólogos clínicos titulados. 

Colegio: "Es insuficiente"

¿Qué dicen los expertos? Roger Ballescà, vicesecretario de la junta de gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, indica que la oferta de 45 plazas "es claramente insuficiente". Según sus cálculos, la región tendría que incorporar al "doble, como mínimo" de profesionales para dar una respuesta asistencial mínima. "Veníamos de antes de la pandemia con un déficit de psicólogos clínicos por cada 1.000 habitantes y, con la situación emocional actual, es urgente reforzar plantillas", añade. 

El representante colegial confirma que los 150 psicólogos generales sanitarios anunciados por Argimon "van en buena dirección, pero son muy escasos", por cuanto sus competencias en el sistema "están limitadas", como denunció Metges de Catalunya. Por todo ello, el Colegio establece tres prioridades urgentes: "Permitir el ejercicio profesional de los psicólogos generales sanitarios en la sanidad pública, dentro de su ámbito de competencias, con los cambios normativos que ello requiera; habilitar nuevas especialidades --como psicología infantil y juvenil, neuropsicología y psicooncología--; y ampliar las ratios". 

Cataluña sí interviene en el MIR

Sea como fuere, la región fichará ahora a 45 expertos en este campo asistencial. Ante ello, desde el sector sanitario recuerdan que la oferta de la formación especializada sí cuenta con las comunidades autónomas y que no es una decisión unilateral del Ministerio de Sanidad. "Las plazas de la FSE, también las del MIR, se pactan en el Consejo Interterritorial de Salud. Entre la Administración central y las autonomías. Éstas sí tienen voz y proponen las plazas que quieren", aclaran las voces consultadas. 

Este extremo es importante por cuanto el Govern ha indicado que el traspaso de las competencias de la FSE "está en la agenda" de las comisiones bilaterales entre Moncloa y el Palau de la Generalitat. El Gobierno asegura que "no". En otras palabras: hasta que el campo político decida si el MIR se mantiene como una competencia o se traspasa, Cataluña tiene voz en el número de plazas de cada especialidad que quiere.