Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La escuela Turó del Drac de Canet de Mar, con una pintada en contra de aumentar las horas de castellano, lo que vulnera tratados europeos  / EUROPA PRESS

Cambray arrincona a la familia de Canet acosada por exigir un 50% de castellano en la escuela

El ‘conseller’ de Educación solo califica de “ataque” la decisión de la justicia, y muestra su apoyo a quienes defienden el modelo de inmersión actual

3 min

El conseller de Educación de la Generalitat, Josep González Cambray, se posiciona del lado de las familias de la escuela Turó del Drac de Canet de Mar que defienden el actual modelo de inmersión lingüística 100% en catalán. Dicho de otro modo, el consejero también arrincona al niño de 4 años cuyos padres han exigido que el 50% de las clases del centro se impartan en castellano, lengua cooficial en Cataluña, en defensa de sus derechos.

Cambray, que desde el primer momento se ha mostrado en contra de la sentencia que obliga a impartir un 25% de las clases en Cataluña en español –incluso ha amenazado con desobedecerla—, ha calificado de “nuevo ataque intolerable” la decisión judicial que pone punto final a la inmersión. Lo ha dicho tras reunirse con la dirección de este centro, que desde este jueves debe dar el 25% de las asignaturas en castellano en la clase de ese niño, tal y como ha dictaminado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El consejero de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez Cambray / GOVERN
El consejero de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez Cambray / GOVERN

Enfrentamiento entre los padres

El consejero, que se ha negado a responder en castellano, ha defendido que “no hay ningún problema por la lengua” en las escuelas, unos espacios que entiende deben “educar a niños y jóvenes con espíritu crítico”, por lo que considera una “amenaza a la convivencia” el enfrentamiento por la cuestión de la inmersión obligatoria y monolingüe. En esta línea, lamenta que la sentencia del TSJC se dirija a la dirección del Turó del Drac, hecho que “impide dar respuesta a la conselleria”.

Es por ello que se ha reunido con la dirección, con las familias que se oponen y con representantes municipales para “poner en común la situación” y mostrarles su apoyo. Desde este jueves, un grupo de P5 tendrá que impartir en castellano las clases de visual y plástica, psicomotricidad y racons tres tardes a la semana. En paralelo, un grupo de padres ya se ha organizado para mostrar su rechazo a esta situación y defender el modelo de escuela catalana.