Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alba Vergés (i) y Laura Borràs (d) momentos antes de la reunion sobre la suspensión de la segunda como presidenta del Parlament  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

El Parlament se quita de encima a Laura Borràs

La suspensión de la presidenta abre ahora una etapa decisiva en la política catalana, con un independentismo más fracturado si cabe tras las discrepancias por la mesa de diálogo

5 min

Es oficial: el Parlament se ha quitado de encima a Laura Borràs como presidenta de la institución. La reunión de la Mesa extraordinaria ha decidido, con los votos a favor de ERC, PSC y CUP, que la posconvergente sea apartada de sus funciones. Republicanos, cupaires y socialistas se han basado en el artículo 25.4 del Reglamento de la Cámara que estipula que debe ser apartado cualquier diputado que tenga pendiente un juicio por corrupción aunque no exista sentencia condenatoria.

La líder de JxCat ha conseguido parcialmente lo que quería. No podrá continuar con su cargo, ya que la Mesa ha considerado que la prevaricación y la falsedad documental sí son delitos vinculados a la corrupción, pero ha conseguido que la echen. "He dicho y repetido que no dimitiré. Porque hacerlo significaría aceptar que he hecho lo que me acusan de haber hecho y no. Y los que me quieran muerta, me tendrán que matar y mancharse las manos", manifestó la madrugada de este miércoles en un comentario en Twitter.  Y así ha ocurrido finalmente

Mensaje de Laura Borràs en la red social Twitter / CG
Mensaje de Laura Borràs en la red social Twitter / CG

Nueva etapa política

Tras el destierro de Borràs, se abre ahora una etapa decisiva en la política catalana, con un independentismo más fracturado si cabe después de las discrepancias entre ERC y Junts ya existentes a raíz de la mesa de diálogo con el Gobierno.

Pese a los intentos de JxCat de convencer a la oposición de que el caso Borràs no se trata de un caso de corrupción sino de lawfare --persecución política--, finalmente se ha decantado la balanza a favor de suspenderla como presidenta de la institución y como diputada.

Han sido los propios partidos independentistas --socios de Govern--, junto a los diputados del PSC, quienes han considerado que no debe continuar al frente de la institución al estar acusada de fragmentar contratos para otorgárselos a dedo a un amigo mientras estaba al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), por lo que se le atribuyen delitos de prevaricación y falsedad documental

Borras  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
El expresidente de la Generalitat, Quim Torra, junto a Laura Borràs  / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Alba Vergés, presidenta interina

Así pues, desde este jueves Junts tiene un voto menos en la Mesa y también en el hemiciclo. Por su parte, Borràs no pierde la condición de diputada, pero dejará de cobrar al no ejercer sus funciones ni tampoco podrá participar en las reuniones de los órganos parlamentarios.

Esta suspensión conlleva, también, un cambio en el mando de la presidencia de la Cámara, el segundo máximo órgano de Cataluña. Y es que, tras la decisión de la Mesa y según el reglamento, será la vicepresidenta primera quien deberá ejercer, a partir de ahora, como presidenta interina. Le corresponde este puesto a Alba Vergés (ERC), al menos hasta que Junts elija sustituta, dado que conservaría la presidencia de la institución, según pactaron los partidos. 

La CUP habla de "transparencia y ejemplaridad"

Desde la CUP, Carles Riera ha defendido que la política catalana debe basarse en "dos principios inseparables: el no a la represión y el no a la corrupción". Es eso último lo que, precisamente, les ha llevado a votar a favor de la suspensión de Borràs. Según él, por "transparencia, ejemplaridad y referencialidad".

El antisistema ha explicado que, durante la reunión, ha pedido a la expresidenta que "dé un paso al lado" atendiendo al artículo 25.2. Al no hacerlo, se ha aplicado el 25.4 con el apoyo el resto de partidos, a excepción de JxCat. No obstante, y pese haber dejado caer a Laura Borràs, los cupaires defienden su presunción de inocencia.