Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artur Mas, expresidente catalán, quien se muestra "escandalizado" ante el supuesto espionaje / EP

Mas cruza el Atlántico en barco tras pedir ayuda a la caja de solidaridad

El expresidente de la Generalitat completa una "aventura de 6.000 kilómetros en 17 días" después de que el fondo independentista le apoye

3 min

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha completado una travesía del Océano Atlántico en velero después de pedir ayuda a la caja de solidaridad independentista en diversas ocasiones. El ex jefe de Govern acaba de regresar de una "aventura" de 6.000 kilómetros a bordo de un barco. 

Lo explicó el propio expresident en el programa Planta Baixa de TV3 ayer. Mas indicó que "se había enrolado" en una travesía transatlántica a bordo de un barco de vela que zarpó desde el puerto de Pasito Blanco, la marina deportiva más importante del sur de Gran Canaria. 

"Naturaleza en estado puro"

Según el también dirigente independentista, el viaje fue una experiencia de "naturaleza en estado puro". Tuvo contacto con alta mar, pero también dificultades, según él, por las "incomodidades" del bajel. "Duermes mal, tienes que hacer guardia de noche. Es una aventura, compensa", ha resumido. 

Artur Mas ha aclarado que él no conducía la nave, sino otra persona "que también cocinaba". Los primeros días se alimentó de fruta y, después, "legumbres y carne, pues la pesca es difícil navegando a vela".  

Hasta el Caribe

Los navegantes, con el expresidente catalán entre ellos, enlazaron el puerto canario con la isla de Martinica, en las pequeñas Antillas. Pudieron completar el itinerario "gracias a los vientos atlánticos", incluidos los aliseos. Disfrutaron de "temperaturas suaves y hasta calor". 

Ha aclarado que él no es propietario de un bajel "lo suficientemente alto" para sortear las olas de cinco metros de altura del Atlántico

Confió en la caja de solidaridad

Artur Mas pudo completar la aventura pese a que anteriormente ha tenido que recurrir a la caja de solidaridad independentista para zafarse de los proceso de recobro por mal uso del dinero público en el marco del procés independentista en Cataluña. 

Ocurrió en 2017, cuando pidió ayuda por las fianzas del procedimiento de la consulta del 9 de noviembre de 2014; en 2019, cuando el mismo fondo cubrió --en parte-- los pagos que reclamaba el Tribunal de Cuentas; y en 2021, cuando la caja se reactivó para el procedimiento del 1-O en, también, el fiscalizador del dinero público.