Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez (i) y Pere Aragonès (d) en el Palau de la Generalitat, donde se han contratado a 125 personas para 'gestionar' los Next Generation / GENCAT

Aragonès pide unidad de acción a JxCat "sin marcarnos plazos"

El presidente catalán asegura que lo importante "son las concreciones y avanzar" en la mesa de diálogo, donde a su juicio, no tiene cabida la agenda de reencuentro de Sánchez

4 min

Pere Aragonès ha pedido a sus socios unidad de acción para avanzar en la resolución de un conflicto político a través de la mesa de dialogo, pero sin plazos porque, a su juicio, lo importante "son las concreciones y avanzar". El presidente catalán ha coincidido con Pedro Sánchez, con quien se ha reunido dos horas, en que las posiciones están muy alejadas, pero "la mesa debe tener continuidad hasta resolver el conflicto. Es un clamor mayoritario" y ha recordado a sus socios de Junts per Catalunya que "llenamos las calles de carteles con Spain seat and talk".

"La de hoy no es una nuevo encuentro, sino un reinicio. Hemos reiterado el reconocimiento institucional mutuo, que estamos ante un conflicto político, y que se necesita un acuerdo que debe ser votado", ha dicho en referencia a la cumbre mantenida con el presidente español.

"Con honestidad --ha añadido--, estamos muy lejos en nuestras posiciones. Pero subrayamos la voluntad de trabajo y que la mesa es el instrumento adecuado. Requerirá tiempo y perseverancia por la parte catalana. Pero no nos marcamos plazos concretos, lo importante son los pasos adelante. Nos autoexigiremos resultados. Nos interesan las concreciones y avanzar".

Ha explicado que, a partir de ahora, las reuniones entre los gobiernos serán periódicas y, a su juicio, en ellas no tiene cabida la agenda para el reencuentro que propone el Gobierno, pues contienen temas de gestión que deben ser tratados en otras comisiones bilaterales. "Es el momento de construir confianzas. Hoy, los dos gobiernos mostramos la voluntad de iniciar el proceso para crear un contexto más favorable para avanzar. Hasta hace poco era impensable el reconocimiento de un conflicto político. El mérito de ese reconocimiento es de la sociedad catalana. Es nuestra fuerza. Pero hay que hacerlo desde la unidad de acción, recuperar las alianzas que nos han hecho poderosos, entre instituciones, partidos y sociedad civil". 

Aragonès confía en ampliar con JxCat --el republicano no aceptó las exigencias de sus socios de sentar a dos indultados en la mesa--, pero "no podemos esperar. La delegación catalana representa a todos el país. He puesto sobre la mesa, y le he dicho a Sánchez, nuestra posición clara que ya conoce: la amnistía para acabar con la represión y un referéndum de la autodeterminación".

"El referéndum es la propuesta más inclusiva porque permite a todo el mundo defender su propuesta. Es lo que ha hecho Escocia y es probable que vuelva a hacerlo. El futuro de Cataluña no se puede decidir por la imposición o la negación de los problemas".

También ha defendido ante el mandatario catalán que los indultos "han sido un paso, pero queremos que sea un primer paso". Y ha recordado que hoy ha comparecido como investigado de Roger Torrent, miembro de la delegación catalana en la mesa, ante la Justicia por un supuesto delito de desobediencia cuando era presidente del Parlament.

Respecto al plazo de dos años que dieron ERC y CUP para monitorizar los avances, ha insistido en que lo importante son los resultados.