Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del Govern, Meritxell Budó, y su presidente en funciones, Pere Aragonès / JORDI BEDMAR

El Govern confirma el 30 de mayo como fecha de las elecciones autonómicas

El vicepresidente Pere Aragonès y la 'consellera' Meritxell Budó argumentan que la evolución de la pandemia impide celebrar los comicios el 14 de febrero

7 min

El presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, y la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, han confirmado el 30 de mayo como nueva fecha de las elecciones autonómicas catalanas, previstas inicialmente para el 14 de febrero, y que se han aplazado, según sus palabras, por el aumento de los contagios de coronavirus en Cataluña y en el conjunto de Europa.

El Govern ha aprobado este mismo viernes por la tarde el decreto que pospone los comicios. Según Aragonès, mantenerlos el 14F suponía un "riesgo inasumible" a nivel sanitario y afectaría a la participación electoral. En su opinión, la nueva fecha --dentro de cuatro meses y medio-- es la mejor opción para celebrarlas con garantías sanitarias.

"Nos va la vida"

"Trasladamos las elecciones al 30 de mayo para que no coincida con la tercera ola de la pandemia y que nadie tenga que renunciar a su voto por miedo a contagiarse", ha manifestado el presidente en funciones de la Generalitat en una comparecencia sin turno de preguntas para medios de comunicación.

Aragonès ha apuntado que el Govern tiene que centrarse ahora "únicamente" en controlar la pandemia y en evitar el "colapso" del sistema sanitario. "Nada tiene que distraernos, nos va la vida", ha apuntado.

Medidas de protección "insuficientes"

Budó, por su parte, ha abundado en este argumento, apuntando que la decisión de aplazar los comicios se ha adoptado atendiendo a un informe de los servicios jurídicos de la Generalitat, así como otro de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, que corroboraba el riesgo de la tercera ola de la pandemia, y teniendo en cuenta además las opiniones de "expertos", del Síndic de Greuges y de la mesa de partidos políticos, a los cuales han agradecido su colaboración.

Según la consellera, las medidas que el propio Govern había adoptado para celebrar los comicios el 14 de febrero eran "insuficientes para la protección de la salud de la ciudadanía", y la pandemia dificultaba tanto la campaña electoral como la votación. "Tenemos que garantizar la participación política, el derecho a voto, a la salud y a la vida", ha apostillado.

Cambios en el censo

Budó, asimismo, ha explicado que en los próximos días el Govern detallará "cómo se configura todo el calendario electoral y los cambios y modificaciones que se tendrán que producir".

Por ejemplo, ha dicho, "es una evidencia que habrá que modificar el censo electoral", aunque "la voluntad del Govern es facilitar al máximo todos los procedimientos ya realizados con las convalidaciones de actos que sean necesarias".

Acusaciones de partidismo

El aplazamiento electoral, sin embargo, no ha sido acogido de la misma forma por todos los partidos políticos catalanes. Si bien la mayoría se han mostrado partidarios del mismo, otros, como el PSC, se han mostrado críticos con la decisión, considerando que obedece más a criterios partidistas de los dos socios del Govern independentista que a motivos sanitarios.

De hecho, a la salida de la cumbre de partidos celebrada en el Parlament, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha evitado adelantar si su formación impugnará el decreto de aplazamiento, ya que antes quiere leerlo con atención y comprobar si solo "cambian la fecha de las elecciones" o también "las reglas de juego", reabriendo trámites ya cerrados del proceso electoral en curso y permitiendo modificar las listas presentadas, algo que consideraría "ilegal".

La convocatoria con la nueva fecha de las elecciones catalanas se publicará este sábado en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC).

Decreto

El preámbulo del decreto de convocatoria electoral del Govern expone la cobertura legal del aplazamiento y recuerda que, en septiembre, la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat emitió un dictamen solicitado por el entonces presidente, Quim Torra, que contempla la posibilidad de aplazar las elecciones "en caso de insuficiencia de las medidas adoptadas para garantizar el pleno ejercicio del derecho de voto al electorado en condiciones de libertad e igualdad" por la pandemia.

Dicho dictamen establecía que la suspensión de los comicios debe acreditarse con "una justificación técnica" que constate que las medidas aplicadas son insuficientes para que se puedan desarrollar las elecciones con garantías.

"Empeoramiento generalizado"

El decreto también cita el informe de los servicios jurídicos de la Generalitat presentado este mismo viernes, que se pronuncia en el mismo sentido, y apunta que "la situación epidemiológica y asistencial en Cataluña ha experimentado un empeoramiento generalizado" en las últimas semanas.

También alude a un informe de la Agencia de Salud Pública de este viernes que concluye que hay una "elevada probabilidad de que la situación de la pandemia se prolongue más allá del 14 de febrero", y a otro informe de la Consejería de Acción Exterior, que determina que las medidas actuales son insuficientes para garantizar la seguridad en los comicios.

Destacadas en Política