Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La consejera de Salut de la Generalitat, Alba Vergés, en el Parlament / EP

Vergés justifica el fichaje de un directivo de Ferrovial: "No hará rastreo"

La consejera catalana de Salud admite que Max Llobet trabajará para su departamento, pero asegura que no dirigirá el seguimiento del virus

5 min

Alba Vergés, consejera catalana de Salud, ha confirmado hoy miércoles, 20 de enero, que Max Llobet, ex alto cargo de Ferrovial, trabajará para el Departamento que ella dirige, tal y como avanzó Crónica Global. La política republicana ha justificado el fichaje de Llobet, aunque ha admitido que el resto de la plantilla de rastreo "no podrá ser subrogada". 

Así lo ha manifestado en una comparecencia parlamentaria pedida por Ciudadanos para dar cuenta de la que ha sido una de las polémicas de la pandemia en Cataluña. Salud externalizó el rastreo de contactos de positivos en junio, avanzó El Confidencial. Ante la polémica generada, la consejería anunció que estudiaría la reversión del contrato, algo que finalmente hará el próximo 31 de enero. Antes, no obstante, se quedará con el jefe de equipo de contact tracing en la cotizada: Max Llobet, lo que generó nuevas críticas. 

"No hará labores de rastreo"

Vergés ha hecho hincapié en que este ejecutivo se ha incorporado al CatSalut, sí, pero que "no hará funciones de dirección del rastreo". La consellera ha precisado que el profesional, cuyo equipo fue multado por Inspección de Trabajo por discriminación de género, se dedicará a implantar el "plan asistencial del área metropolitana sur". Lo hará al aceptar una oferta laboral "cuyo proceso se remonta a meses atrás". 

Llobet, ex de Ferrovial, se incorpora al organigrama de Salud. ¿Y los otros 800 rastreadores de a pie? "No podremos subrogarlos. Porque el programa se internaliza en la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT). La gestión pasa a ser directa. Eso sí, hemos abierto una bolsa de trabajo y varios centenares de rastreadores han pedido incorporarse", ha aclarado la también candidata de ERC a las elecciones autonómicas del 14F. 

Ciudadanos: "Fue un error"

Las explicaciones dadas por la consejera de Salud no han convencido a la oposición. Jorge Soler, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Salud del Parlamento catalán, ha tildado de "error" la externalización a Ferrovial del contact tracing en Cataluña. "Se lo dijimos nosotros, pero también casi todos los otros partidos", ha enfatizado Soler.

El también médico ha exigido saber "cuánto ha costado" ese programa de rastreo --que tuvo graves carencias, según Metges de Catalunya o el Colegio de Médicos de Barcelona--, además de "cuánto ha costado" el fichaje de Llobet u otros episodios, como la fusión entre el Clínic y Hospital Plató, avalada con dinero público. "Nos costará dinero a todos", ha advertido el electo. 

Resto de la oposición: "¿Cuánto costó?"

También desde la oposición, PSC, Catalunya en Comú-Podem o la CUP han aflorado las aristas polémicas de un rastreo externalizado que jamás funcionó, según denunciaron los sindicatos de sanitarios con más representación.

Eva Granados ha pedido "respeto" a la consellera tras unas duras palabras de ésta a Jorge Soler. Granados ha detectado "nervios" en el Govern por el revés judicial del TSJC, que ha confirmado los comicios autonómicos del 14F.  Jèssica Albiach, presidenta de los comunes en el Parlament, ha exigido también "que se diga" lo que costaron los acuerdos entre Salud y Ferrovial. Albiach ha constatado que el sistema de rastreo en Cataluña se "montó tarde" --como la "respuesta a la crisis de las residencias", ha avisado-- , mientras que Alejandro Fernández, líder del PP en la cámara autonómica ha avisado de que el caso Ferrovial "huele mal". También ha pedido Fernández conocer el gasto exacto de los contratos entre el Govern y el conglomerado.