Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Lluís Alay, asesor de Puigdemont

El jefe de oficina de Puigdemont dará plantón al juez por un caso de malversación

Josep Lluís Alay no se presentará a declarar este miércoles en la Ciudad de la Justicia de Barcelona aduciendo que no ha recibido la citación

3 min

Josep Lluís Alay, director de la Oficina del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont, dará plantón al juez y no se presentará este miércoles a declarar al juzgado de instrucción número 20 de Barcelona que le investiga por un presunto delito de malversación de dinero público.

Alay está bajo sospecha por un viaje que realizó para presenciar in situ el referéndum de independencia Nueva Caledonia en noviembre de 2018, un desplazamiento supuestamente pagado con fondos de la Generalitat de Cataluña.

Alay fue citado a declarar en abril acerca sobre investigación por malversación, que deriva de una querella de la Fiscalía, pero el interrogatorio se aplazó hasta este 15 de julio debido al estado de alarma.

No se presentará

Sin embargo, la defensa de Alay --encabezada por Gonzalo Boye-- se escuda en que el colaborador del prófugo no ha recibido la citación judicial para comparecer ante el juez y se queja de que en los documentos de la querella sus datos contienen errores en el DNI y en su dirección, según publica El Nacional.

Por ello, Alay no se presentará en la Ciudad de la Justicia de Barcelona y Boye ha presentado incluso un escrito para pedir que se suspenda la declaración, además de que se le haga llegar de forma oficial la querella presentada.

Exige explicaciones

En un comunicado, la Oficina del president Puigdemont atribuyó a cuestiones "políticas" la investigación, y acusa al ministerio público de gastar en esta causa más dinero público del que Alay habría supuestamente malversado.

Por ese motivo, la Oficina anunció que emprenderá los trámites legales necesarios para "pedir explicaciones por este tipo de investigaciones, que van a cargo de todos los ciudadanos".

Uña y carne con el prófugo

En su querella, la Fiscalía acusa a Alay y a la secretaria general de Presidencia, Meritxell Masó, de los delitos de malversación y prevaricación por los 4.580 euros que la Generalitat pagó por un viaje del jefe de la Oficina de Puigdemont al archipiélago de Nueva Caledonia para asistir como "observador" a su referéndum de independencia, en el que los votantes rechazaron independizarse de Francia.

Josep Lluís Alay es una de las personas que acompañaba a Puigdemont cuando el expresident fue detenido en Alemania, en marzo de 2018, hechos por los que también fue investigado por la Audiencia Nacional, que acabó archivando la causa contra él.

Actualmente, el historiador dirige la oficina de Carles Puigdemont, figura prevista por una ley catalana de 2003 que regula el régimen estatutario de los expresidentes de la Generalitat.