Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, durante un acto de Catalunya en Comú, paraguas de la coalición que gobierna Barcelona / EFE

Ada Colau prohíbe a todos sus concejales coger el puente aéreo

La alcaldesa veta a los ediles de Barcelona en Comú y el PSC subirse a un avión para trayectos de menos de 1.000 kilómetros: el personal municipal tampoco podrá hacerlo

4 min

Ada Colau tensa el gobierno municipal. La alcaldesa de Barcelona prohibirá a partir de mañana a todos los concejales de su gobierno municipal coger el puente aéreo, entre otras conexiones por aire. La alcaldesa de Barcelona vetará los trayectos de menos de 1.000 kilómetros en avión si hay alternativa en tren. Ello afecta a los ediles de Barcelona en Comú (BComú), pero también a los del PSC, a las empresas municipales e incluso a los organismos autónomos.

Según ha informado hoy el Ayuntamiento de Barcelona, el Ejecutivo local se compromete a que los miembros del gobierno y personal municipal "descarten los vuelos de menos de 1.000 kilómetros cuando dispongan de alternativas ferroviarias inferiores a 7 horas". Ello afecta directamente el puente aéreo entre Madrid y Barcelona operado por Iberia y Vueling, ya que la alternativa en Alta Velocidad Española (AVE) ronda las tres horas. La medida entrará en vigor mañana miércoles, cuando el gobierno local declare la "emergencia climática", que incluye una batería de propuestas de corte verde para combatir el calentamiento global.

"Propuesta consensuada"

Según han subrayado los ediles de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, y la segunda teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, el veto a los viajes aéreos de menos de 1.000 kilómetros al equipo de gobierno municipal, empresas dependientes del Ayuntamiento y las agencias que penden de esta institución es una "propuesta consensuada" en el seno del Ejecutivo local.

No obstante, fuentes socialistas han introducido algún matiz a la propuesta de "eliminación de vuelos cortos" que plantea BComú. Han recordado que la mayoría de viajes a Madrid que realizan los concejales en su agenda oficial ya tienen lugar en AVE, por lo que el impacto de la medida no será notable. Por otro lado, han recalcado que la iniciativa es más una recomendación que una prohibición de usar el transporte aéreo.

El sector dijo 'no'

Haya sido consensuada o no entre los comunes y el PSC, la idea de Colau y su equipo de vetar los vuelos cortos para ellos y el personal municipal llega después de que el sector aéreo al completo diera un portazo a la misma propuesta del Ayuntamiento de Barcelona para la ciudadanía en general. El propio Badia planteó hace unos días fulminar el puente aéreo al considerar que ya existe alternativa en AVE para viajar entre Barcelona y Madrid. No obstante, tanto Aena como Renfe se desmarcaron de la iniciativa. Los sindicatos fueron incluso más duros y hablaron de "ignorancia" del edil, ya que las 26 conexiones aéreas entre las dos principales ciudades españolas presentan una elevada cuota de mercado. Intervinieron también en el debate las patronales Foment del Treball y la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), tildando de "imprescindible" el servicio aéreo entre ambas urbes.

De hecho, cabe recordar que el puente aéreo copa casi el 50% de los pasajeros entre la capital y la segunda mayor ciudad española. Asimismo, en enlace aéreo es útil para los viajeros business, ya que ahorra cuatro horas de trayecto sumando la ida y la vuelta. Todo ello sin mencionar el beneficio del vuelo para el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, ya que la conexión operada por Iberia y Vueling --y que se reconfiguró en 2017 para ganar competitividad-- sirve para alimentar los vuelos de largo radio del hub aéreo nacional.

Destacadas en Política