Menú Buscar

Los problemas financieros del referéndum catalán

José Carlos Díez
9 min

Los resultados de las elecciones en el Reino Unido han coincidido con el anuncio de la Generalitat de celebrar el referéndum el 1 de octubre con una pregunta sencilla: ¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república? Los procesos son diferentes, pero tienen algo en común: en los dos la relación con la Unión Europea es clave.

El Gobierno del Reino Unido ya ha anunciado que se sale de la Unión y en Cataluña los independentistas quieren separarse de España, pero seguir en la Unión. El problema es que en un Estado de derecho estos procesos llevan unos trámites.

El referéndum del Brexit provocó una crisis política, la dimisión del primer ministro Cameron y la sustitución por su compañera Theresa May. Con una distancia cómoda en las encuestas, decidió activar la petición de Brexit en Bruselas y convocar elecciones. Las elecciones no le han ido muy bien ya que, aunque ha tenido 2,5 millones de votos más que Cameron en 2015, ha perdido escaños y la mayoría.

El escenario más probable es un pacto con los unionistas irlandeses que, con menos de 300.000 votos, van a ser determinantes en un país con 65 millones de habitantes. Los unionistas también son conservadores en lo político, pero son más favorables al Estado de bienestar y a políticas sociales que los torys.

Los ciudadanos británicos son soberanos para irse de Europa, pero quieren mantener relación con sus socios y tienen que negociar un nuevo tratado. Y aquí vienen los trámites. Europa ha avanzado mucho en el proceso de integración pero aún está lejos de ser una unión política. Las decisiones tienen que ser por consensos y equilibrios múltiples que hacen que la toma de decisiones sea lenta, a veces desesperadamente lenta como hemos padecido todos durante la crisis del euro.

Los británicos ya eran independientes con una moneda distinta, un banco central propio, casi la máxima calificación crediticia del mundo (AA), con una probabilidad de impago próxima al 0% y emitiendo deuda en los mercados internacionales sin ayudas de compras de su banco central a tipos del 0,45% en bonos a cinco años. Aun así, su economía se ha resentido de la incertidumbre del Brexit y es el país con menor crecimiento en el primer trimestre (de los 28 que formamos la Unión Europea).

Cambiar la Constitución lleva unos trámites. Entre otros, es necesario que lo apoyen los parlamentarios y senadores del PP, algo que se suele obviar en los debates

Según dice la Constitución, en los referéndum tenemos que votar todos los ciudadanos españoles. Cambiar la Constitución lleva unos trámites. Entre otros, es necesario que lo apoyen los parlamentarios y senadores del PP, algo que se suele obviar en los debates. Por lo tanto, la Generalitat no tiene capacidad jurídica para convocar ese referéndum en Cataluña.

En caso de que los miembros del Gobierno firmen esa convocatoria oficialmente es muy probable que sean inhabilitados, como ya ha sucedido anteriormente. ERC es la más beneficiada de la situación política y las encuestas anticipan que Oriol Junqueras podría ser el próximo president de la Generalitat. Pero si firma esa convocatoria y es inhabilitado, no podrá serlo. Por lo tanto, este economista observador quiere ver cómo Junqueras pone su firma oficial en esa convocatoria.

Hay un problema político e histórico en Cataluña. Este es el quinto intento de independizarse en los últimos siglos. Y la solución debe ser política y negociada. La demanda del PP en el Constitucional, la parálisis de Mariano Rajoy en seis años y los intentos de los independentistas de tomar decisiones sin fundamento jurídico llevan lamentablemente al choque de trenes y nos alejan de la solución negociada que defendemos muchos (en Cataluña y en el resto de España).

No obstante, el desempleo sigue siendo la principal preocupación de los ciudadanos catalanes y es importante analizar los efectos económicos del proceso. Los independentistas han afirmado que la independencia mejoraría la vida de los catalanes desde el primer día, pero lo que está pasando en Reino Unido debería llevar a cuestionar esa hipótesis.

La economía catalana sigue en crisis con elevada tasa de paro pero el empleo crece similar a la media del conjunto de España (próximo al 4%), principalmente gracias a la política monetaria ultaexpansiva del BCE.

El territorio de Cataluña no es un Estado, y no está en los tratados europeos, así que tendría que pedir la adhesión. Como estamos viendo en el Reino Unido, llevará unos trámites, y se estima que dos años. Cataluña no tiene moneda propia, no tiene banco central propio, es bono basura (lo que significa que las agencias de rating estiman que hay una probabilidad de impago de su deuda no menor).

Todo ello les impide que el BCE compre sus bonos y les deja fuera de los mercados de financiación. Las agencias de rating ya han advertido que la independencia aumentaría el riesgo de impago de su deuda y le bajarían aún más el rating.

El sistema público de pensiones es una institución extremadamente necesaria ya que millones de españoles y catalanes viven de él y requiere una forma sencilla de ser explicado

El sistema público de pensiones es una institución extremadamente necesaria ya que millones de españoles y catalanes viven de él y requiere una forma sencilla de ser explicado. El sistema público de pensiones tiene un déficit de 20.000 millones porque se gasta más dinero de lo que se ingresa. Los pensionistas catalanes reciben 5.000 millones más en sus cuentas de lo que los trabajadores catalanes que trabajan y sus empresas ingresan en cotizaciones a la Seguridad Social.

Es lógico que el debate se centre en la política de dónde tiene que venir la solución. Pero la política es la que se ocupa de los asuntos públicos, de las pensiones de los catalanes y de todos los españoles. Seguramente, es el asunto más público (el de las pensiones) que hay porque afecta a 7,5 millones de personas, así como a muchos hijos y nietos que reciben ayudas o viven directamente de esa pensión. Por eso debería estar en el debate del proceso del referéndum en Cataluña.

El proceso es extremadamente incierto y el plan para solucionar todos los problemas financieros que yo he descrito ni está, ni se le espera. Por eso como nos aconsejaba sabiamente el filósofo catalán Eugenio D’Ors, los experimentos en ciencias sociales, con gaseosa. Las sociedades con mejor nivel de vida son las que resuelven mejor sus conflictos. Lamentablemente, las posiciones del Gobierno de Rajoy y el de Puigdemnot están cada vez más alejadas.

Artículos anteriores
¿Quién es... José Carlos Díez?
José Carlos Díez

Se licenció en la Universidad de Alcalá de Henares, donde es profesor e investigador. Ha sido economista jefe de Intermoney y ha escrito los best sellers 'Hay vida después de la crisis' y 'La economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla'. Su blog 'El economista observador' le ha hecho muy popular, una fama que ha amplificado con sus intervenciones televisivas.