Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una partida de Wordle en español

El efecto Wordle: ¿qué hace falta para llevar un juego viral a otros idiomas?

El éxito de este simple pasatiempo online provoca la aparición de versiones en numerosas lenguas, desde el portugués y el turco, al ladino o tamil

7 min

Cuando faltaban pocos días para terminar el año 2021, Fernando Serboncini, un desarrollador de videojuegos brasileño residente en Montreal, observó que su Twitter se llenaba de emojis acompañados de imágenes de casillas grises, amarillas y verdes. Eran capturas de pantalla de Wordle, el popular juego de internet que se ha vuelto viral en todo el mundo en los últimos meses gracias a un simple entretenimiento: ofrecer al jugador seis intentos para adivinar una palabra diferente de cinco letras cada día.

Cómo no, Serboncini se enganchó al juego enseguida, aunque el hecho de que fuera en inglés, y no en portugués, su lengua materna, se lo ponía un poco difícil para competir en serio. Así que decidió adaptar el juego a su idioma por su cuenta. A las pocas semanas había creado Termo, una versión portuguesa de Wordle ajustada a las conjugaciones verbales, acentos diacríticos y otros detalles de su idioma. Envió el link por Whatsapp a un par de amigos, luego estos lo compartieron con los suyos, y el juego fue saltando de chat de grupo en chat de grupo, logrando un éxito totalmente inesperado. En la actualidad, Termo ha superado los 250.000 jugadores al día, según indica el propio Serboncini en la página de estadísticas que publica a diario en la web del juego.

Variaciones de Wordle en algunos idiomas

Serboncini no ha sido el único jugador de Wordle que deseaba poder jugar en su propio idioma. A medida que el juego se ha hecho viral en todo el mundo, han aparecido más de una docena de versiones en diferentes idiomas, desde el español y el alemán, al urdu, el húngaro, el japonés y el tamil. Este último ha sido desarrollado por Sankar, un arquitecto de software de Chennai (India), que para adaptar Wordle a una lengua de escritura silábica como el tamil (cada una de sus 12 vocales y 18 consonantes forma un símbolo compuesto único) tuvo que eliminar el límite de los seis aciertos.

“Lo único que pretendía era hacer algo divertido, para que jugara mi hija”, explicó Sankar en una entrevista con el medio online Rest of World (RoW).

Una partida de Wordle
Una partida de Wordle

Tamil Wordle cuenta ya con 1.500 jugadores diarios y ha llegado a rincones del mundo que Sankar no hubiera imaginado nunca. Según informa RoW, unos días antes un jugador le había enviado una captura de pantalla en la que se mostraba que Tamil Wordle era trending topic en Twitter en Albania, donde el juego ha hecho furor entre la diáspora de habla tamil, en su mayoría procedentes de Sri Lanka.

El turco, el ladino y el kurdo

En Turquía, Fatih Kadir Akin, un desarrollador de software afincado en Estambul, también se animó a crear una versión turca simplemente para que él y sus amigos pudieran jugar, pero acabó volviéndose un fenómeno viral. Tan viral que la semana pasada recibió una avalancha de quejas en Twitter cuando el juego, ubicado en la plataforma Github, dejó de funcionar durante unas horas mientras intentaba migrarlo a un nuevo dominio.

Fatih Kadir Akin también ha desarrollado una versión en ladino, un idioma procedente del castellano medieval que todavía hablan algunas comunidades judías sefardíes de Turquía y los Balcanes, y recibe peticiones constantes para que haga versiones para otras lenguas minoritarias de Turquía, como el kurdo.

Wordle en español

La versión de Wordle en español, disponible desde el 6 de enero, fue creada “en dos tardes” por el programador colombiano Daniel Rodríguez, de 30 años, que trabaja como ingeniero de software en Austin, Estados Unidos, sin imaginar que de la noche a la mañana tendría miles de usuarios.

“Estoy bastante sorprendido, lancé la versión del juego sin ninguna intención particular. Quise hacer la prueba en español porque me llamó la atención y soy programador, sin más”, confesó al portal online Xataka el pasado 10 de enero.

Palabras raras de cinco letras

Rodríguez asegura que gracias a sus conocimientos básicos de Javascript, “en dos tardes” pudo hacer la primera versión de Wordle en español. “Vi que en español hay palabras de cinco letras extremadamente raras; si aparecían esas, iban a frustrar al jugador, así que me senté tres horas ante la lista de palabras de cinco letras y empecé a cribar. Quedaron unas 500 palabras, ya están programadas de forma aleatoria para los próximos 500 días. Es decir, ya hay partidas listas hasta finales de mayo de 2023”, explicó a Xataka.

Rodríguez, que en su perfil de Twitter ha escrito “Adapté Wordle a español y nunca haré algo tan popular”, ha explicado también que mantener el juego casi no le cuesta dinero y que su único objetivo es que la gente se divierta un rato. Acepta donaciones para mantener los servidores, pero quiere que el juego sea gratis para siempre, siguiendo la misma filosofía no lucrativa que impulsó a Josh Wardle, un programador de Brooklyn con experiencia en fenómenos virales (es el creador del botón de Reddit), a lanzar Wordle en inglés hace unos meses.

Un regalo

En una entrevista reciente con The New York Times, Wardle aseguró que no buscaba el éxito ni el dinero, sino simplemente hacerle un regalo a su esposa, a quien le encantan este tipo de juegos. Al principio solo jugaban ellos dos. Después, al compartirlo con el grupo de Whatsapp familiar y ver cómo gustaba, acabó lanzando una versión abierta, en octubre. Tres meses después, el juego acumula más de dos millones de jugadores diarios y sigue sin pedir registro, no muestra publicidad ni almacena datos de sus usuarios.