Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El logo de los 50 años de Fuori!

Se cumplen 50 años de la creación de Fuori!, el primer movimiento por los derechos LGTBIQ+ en Italia

En 1971, un joven librero de Turín llamado Angelo Pezzana fundó el Frente Unitario Homosexual Revolucionario Italiano para dar voz a la comunidad homosexual

8 min

Angelo Pezzana cumplió 81 años hace cuatro meses, pero, a pesar de su avanzada edad, no le faltó energía para atender a la prensa y participar activamente en la inauguración de una exposición en Turín para conmemorar la tarea que empezó hace 50 años: la creación del Frente Unitario Revolucionario Homosexual Italiano (Fuori!), el primer movimiento nacional en pro de los derechos de los LGTBIQ+ de toda Italia.

Dueño de una pequeña librería en Turín, Pezzana tuvo la idea de fundar Fuori! (¡Fuera!) en diciembre de 1971, coincidiendo con la publicación de un libro del psicoanalista italiano Giacomo Dacquino en el que, tras grabar ilegalmente las sesiones de uno de sus pacientes, promovía “tratamientos para la homosexualidad” muy similares a lo que se conoce como terapias de conversión (prácticas pseudocientíficas utilizadas para intentar alterar la orientación sexual de una persona, actualmente prohibidas por ley en varios países, entre ellos España, pero no Italia).

Angelo Pezzana, fundador de Fuori!
Angelo Pezzana, fundador de Fuori!

La homosexualidad, una “enfermedad” curable

Pezzana, junto a varios amigos, decidieron organizar una protesta contra el libro y la idea que transmitía: que la homosexualidad era una “enfermedad” que se podía tratar. Empezaron publicando varias cartas abiertas en la prensa, especialmente en los periódicos que habían reseñado el libro, y poco a poco acabaron transformándose en un movimiento de ámbito nacional con conexiones en todo el mundo.

Dos meses después de su fundación, el grupo había alcanzado los 40 miembros y había logrado distribuir copias de su revista por todo el país. En abril de 1972 organizaron su primera gran manifestación pública: una protesta contra un congreso internacional dedicado a la “desviación sexual”, celebrado en la ciudad de San Remo. Fue un momento histórico: no solo por la presencia del movimiento, sino también porque representó la primera protesta pública contra la discriminación y a favor de la liberación sexual de las personas LGTBIQ+ en Italia.

El Rainbow Map

Otro punto de inflexión llegó en 1974, cuando Fuori! empezó a colaborar con el Partido Radical y una de sus parlamentarias, la política Emma Bonino, que puso a disposición sus oficinas para facilitar el crecimiento del movimiento y la distribución de sus materiales, ayudándoles a ganar visibilidad. El apoyo del Partido Radical, según Pezzana, fue clave para concienciar a la población italiana sobre la situación de la comunidad LGTBIQ+ en su país.

En 1978, siete años después de la fundación de Fuori! y la publicación del primer ejemplar de la revista con el mismo nombre, Pezzana viajó a Reino Unido para participar en la fundación de ILGA, la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersex, conocida en todo el mundo por su defensa e investigación en apoyo de los derechos de minorías LGTBI+. Es la misma organización que publica cada año el Rainbow Map, un informe que mide el respeto a los derechos de las personas LGTBIQ+ en Europa y Asia Central. Italia ocupa uno de los peores puestos en el ranking de países de la Unión Europea, solo por encima de Bulgaria, Rumanía, Letonia y Polonia.

El Rainbow Map del 2021
El Rainbow Map del 2021

Espíritu revolucionario

En una entrevista reciente con la plataforma Open Democracy, Pezzana explica que las primeras influencias de Fuori! fueron literarias, destacando los autores de la generación Beat, el poeta estadounidense Allen Ginsberg (que visitó Turín en 1967) y Fernanda Pivano, traductora al italiano de Ernest Hemingway, Walt Whitman y muchos otros. “Fue la intelectual que más contribuyó al cambio de la sociedad italiana”, explica Pezzana a Open Democracy. De hecho, añado, fue Pivano quien le presentó a Ginsberg y, en general, a la cultura de la generación Beat, poniéndoles en contacto con muchos de estos escritores e intelectuales estadounidenses, la mayoría de los cuales también eran homosexuales. “Las demandas de libertad y el inconformismo que promovieron estos autores cambiaron nuestro punto de vista”, reconoce.

Estos intercambios culturales lograron que Pezzana y sus amigos tomaran conciencia de su espíritu revolucionario, porque querían transformar la sociedad, no destruirla, en contraste con lo que decían los políticos de izquierda del momento, que los acusaban de ser una “superestructura burguesa”, siguiendo los términos marxistas.

La sexualidad es común a todos

“No éramos una superestructura, porque la sexualidad es común a todos los seres humanos, no importa si eres un artista, un trabajador manual o un maestro”, insiste.

La exposición en el museo de la Resistencia de Turín hace hincapié en la importancia que tuvo la creación de Fuori! en una Italia profundamente católica y conservadora, cuando todavía faltaban unos años para que se legalizaran el divorcio (1974) y el aborto (1978) y para que personas declaradas abiertamente LGTBIQ+ aparecieran en la televisión o en el cine, y décadas para que se legalizara el matrimonio entre personas del mismo sexo (en 2016).

La bandera del colectivo LGTBI y la trans en una manifestación contra las agresiones homófobas ep
La bandera del colectivo LGTBI y la trans en una manifestación contra las agresiones homófobas ep

Insultos y ofensas

A principios de los 70, Pezzana recuerda que su librería se convirtió en un punto de reunión informal y espacio seguro para los homosexuales. El nombre del local, Hellas, era una sutil referencia a la actitud abierta de los antiguos griegos hacia la homosexualidad.

“En ese momento --dice Pezzana-- éramos invisibles y la sociedad a menudo se dirigía a nosotros de manera muy ofensiva y con insultos. Nos vimos obligados a vivir solo de noche, incapaces de establecer relaciones sólidas y duraderas debido a la discriminación que sufríamos continuamente”, comenta en la entrevista con Open Democracy.

Modernizar la sociedad

Los fundadores de Fuori!​ nunca se consideraron únicamente un movimiento de defensa de los LGTBIQ+, sino un motor de lucha por modernizar a la sociedad, apoyando causas como el aborto o el divorcio.

A pesar del éxito obtenido, el movimiento acabó disolviéndose en 1982 a causa de diversos malentendidos internos sobre su participación en partidos e instituciones políticas. Desde entonces, Pezzana ha sido parlamentario, ha colaborado con diversos medios israelíes y ha escrito varios libros, entre ellos, la autobiografía Dentro e fuori, en la que, partiendo de su experiencia personal, recorre las etapas más importantes de la historia del movimiento de liberación homosexual italiano.