Menú Buscar

Los niños y niñas que viven y estudian cerca de espacios verdes sufren menos estrés oxidativo

Así lo ha concluido un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)

Los espacios verdes benefician la salud mental y biológica de los niños / FUNDACIÓ LA CAIXA
Los espacios verdes benefician la salud mental y biológica de los niños / FUNDACIÓ LA CAIXA

Un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona  (ISGlobal) ha concluido que los niños y niñas que viven y estudian cerca de espacios verdes sufren menos estrés oxidativo. La investigación ha descartado que la asociación entre una mayor exposición a la vegetación y un menor estrés oxidativo tenga alguna relación con la actividad física que llevan a cabo los niños.

El oxígeno es esencial para un gran número de reacciones bioquímicas vitales para nuestra supervivencia. Sin embargo, durante su proceso de oxidación, se generan sustancias nocivas que el organismo no siempre es capaz de reparar. Es entonces cuando se produce el llamado estrés oxidativo, que envejece o incluso enferma al cuerpo humano.

Más de 300 niños y niñas analizados

Para llegar a esta conclusión, se analizaron 323 niños y niñas sanos de entre 8 y 11 años inscritos en cinco escuelas primarias del noreste de Italia.

Los padres rellenaron un cuestionario donde se preguntaba por la frecuencia con la que sus hijos e hijas hacían ejercicio. El estrés oxidativo se pudo cuantificar midiendo su composición en la orina. También se midió la cantidad de tiempo que cada niño pasaba en espacios verdes.

Posibles explicaciones

Una de las posibles explicaciones a los resultados obtenidos es que las zonas verdes pueden contribuir al desarrollo inmunitario de los niños y niñas, ha explicado la investigadora y responsable del programa de Enfermedades No Transmisibles y Medio Ambiente del ISGlobal, Judith Garcia-Aymerich.

Además, estar en contacto con espacios verdes puede aumentar la síntesis de vitamina D mediante la radiación ultravioleta del sol. Esta vitamina actúa como antioxidante y previene los efectos negativos del estrés oxidativo y la inflamación. Y por último, otra explicación es que la vegetación mejora la calidad del aire en zonas urbanas.

Por qué la actividad física no influye

Aunque la proximidad a las zonas verdes se asocia con una mayor actividad física, el estudio no ha encontrado evidencias de que el ejercicio esté relacionado con la asociación entre las áreas verdes y el estrés oxidativo.

Garcia-Aymerich ha asegurado que no conocen “los efectos a corto y largo plazo que tiene un exceso de estrés oxidativo en la salud” y que por lo tanto, “se debe seguir investigando y dando apoyo a estrategias de salud pública y urbanas que favorezcan los espacios verdes”.