Menú Buscar

Foment teme que Barcelona pierda 25.000 empleos si no frena las 'superilles'

La patronal considera que el nuevo urbanismo impulsado por Colau traerá problemas medioambientales, económicos y sociales

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre / EUROPA PRESS
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre / EUROPA PRESS

Advertencia de Foment del Treball. La patronal catalana ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona "paralizar el programa 'superilla'" ya que, según una estimación "prudente", puede provocar una caída del 20% en la facturación del comercio y la restauración y una pérdida de 25.000 empleos "como mínimo".

En un comunicado, la patronal ha considerado que el nuevo urbanismo impulsado por la alcaldesa Ada Colau es "un claro ejemplo de política equivocada que tendría que ser rectificada" para prevenir efectos negativos medioambientales, económicos y sociales.

Acuerdo de mínimos en diciembre

La organización liderada por Josep Sánchez Llibre ya trasladó estas preocupaciones a la munícipe en una reciente reunión que sirvió, además, para retomar el contacto entre ambas instituciones. Aunque ambas partes se emplazaron al diálogo, el cónclave no logró más que sellar un acuerdo de mínimos para emprender un estudio detallado sobre las consecuencias del corte de circulación en algunas arterias de la metrópolis.

Un mes más tarde, Foment mueve ficha alertando sobre los riesgos del plan que quiere implementar la corporación pública. Así, en el ámbito medioambiental la patronal asegura que "el incremento de la saturación en las rondas y Eixample generará un incremento de emisiones contaminantes y de ruido" en la capital catalana.

Golpe al comercio

Desde la perspectiva económica, considera que a la larga desincentivará los desplazamientos hacia Barcelona y perjudicará "muy gravemente al comercio de centralidad, a las industrias culturales y a la industria de la restauración y el ocio".

También considera que tendrá impacto en el tejido social y generará un "enfrentamiento entre ciudadanos y vecinos, puesto que las eventuales mejoras en unas calles se verán anuladas por el incremento de perjuicios en otras".